Buscar

El secretario de Estado de EE UU afirma que ya empezó la transición presidencial

Hace dos semanas, Mike Pompeo aseguró en una rueda de prensa en el Departamento de Estado que se daría “una transición tranquila hacia una segunda Administración Trump”. 

El secretario de Estado de EE UU afirma que ya empezó la transición presidencial
El secretario de Estado (saliente) de Estados Unidos, Mike Pompeo / The New York Times.
El secretario de Estado (saliente) de Estados Unidos, Mike Pompeo / The New York Times.

Pasar de un Gobierno a otro en el país más poderoso del planeta no es cualquier proceso. Se trata de un cambio de sistema, de mando, de modelo y de enfoque en la administración de la primera economía del mundo, la mayor potencia militar y el principal actor geopolítico de la escena global moderna. Precisamente, el actual jefe de la diplomacia de esa superpotencia, encargado de expandir su influencia a nivel mundial, ya ha admitido el cambio inminente que se avecina en el gigante norteamericano. 

Y es que el secretario de Estado (saliente) de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo este pasado martes que ha empezado la transición presidencial. "Hoy comenzamos el proceso para ver cuál fue la decisión de la Administración de Servicios Generales (GSA, en inglés), y hará todo lo que sea requerido por la ley. Haremos que esto funcione, dijo Pompeo en una entrevista con la cadena conservadora Fox News, un medio de comunicación totalmente alineado con el presidente Donald Trump.


Quizás también te interese:

Biden dice que EE UU está “en guerra” contra el virus, Trump insiste en el supuesto fraude


Esto implica que, aunque el mandatario saliente no ha reconocido ni aceptado la legitimidad del presidente electo, Joe Biden, la posición diplomática-administrativa dada a conocer por el secretario de Estado es una señal democrática de que el proceso de transición no será logísticamente bloqueado ni obstruido, lo que facilita la entrega de información de inteligencia y de recursos financieros para los gastos administrativos de la transferencia del poder, cuya vigencia constitucional será efectiva a partir del 20 de enero de 2021. 

Hace dos semanas, Pompeo aseguró en una rueda de prensa en el Departamento de Estado que se daría “una transición tranquila hacia una segunda Administración Trump”. 

Sin embargo, el jefe de la diplomacia norteamericana ha reculado y cedió una posición en la que se notaba muy radical, pero esta es la evidencia fehaciente de que el entorno de Donald Trump ya comienza a tomar una postura democrática que intenta persuadir al mandatario saliente de no contravenir la fluidez ni el orden constitucional establecido de los Estados Unidos para no detonar una ola de tensión política-social y no provocar un bloqueo o cierre del Gobierno, lo que afectaría directamente a la levemente recuperada economía de la mayor potencia mundial. @mundiario