Buscar

El régimen de Maduro anuncia medidas para “reanimar” el bolívar tras devaluarse un 80% en noviembre

A finales de 2019, Nicolás Maduro -señalado como dictador por una parte de la comunidad internacional- se mostró abierto a la dolarización por ser un “alivio” y un “respiro” para la economía venezolana. “Gracias a Dios que existe el dólar”, dijo hace 12 meses en una entrevista con la televisora estatal.
El régimen de Maduro anuncia medidas para “reanimar” el bolívar tras devaluarse un 80% en noviembre
Dólares estadounidenses con fajas de bolívares devaluados en un negocio en Caracas, Venezuela / Infobae.
Dólares estadounidenses con fajas de bolívares devaluados en un negocio en Caracas, Venezuela / Infobae.

El país con la crisis económica más grave del continente americano y que tiene la inflación más alta del mundo, es decir, donde más cara es la vida en todo el planeta, hoy sigue sufriendo las consecuencias de tener una moneda hiperdevaluada; reflejadas en una espiral infinita de pobreza de ingresos y pobreza extrema. 

Y es que el deslegitimado Gobierno de Venezuela anunció la madrugada de este pasado miércoles un conjunto de medidas con las que espera “reanimar” la moneda nacional, el bolívar, luego de que en las últimas cuatro semanas se devaluara cerca de un 80% frente al dólar estadounidense.

Esto implica que el régimen comunista que actualmente controla ese país mediante un sistema de coacción militar en todos los ámbitos políticos y económicos nacionales, en todo la estructura del Estado, ha decidido captar flujos de divisas internas debido al fenómeno creciente de la dolarización no oficial, con la que más del 70% de las transacciones diarias de los venezolanos se realizan en la moneda estadounidense por la exorbitante hiperinflación del 50.000%, la devaluación de más del 20.000% que la moneda local ha sufrido producto de las políticas erróneas de su administración socialista.

“El presidente venezolano (de facto), Nicolás Maduro, ha decidido un conjunto de acciones para proteger al pueblo y fortalecer el uso de nuestra moneda nacional, frente a los especuladores cambiarios", indicó en Twitter la vicepresidenta ejecutiva del régimen, Delcy Rodríguez.

El problema central de la crisis en el país sudamericano es que aún coexisten dos monedas totalmente dispares, pues a medida que se incrementa la demanda de dólares, el bolívar queda rezagado y su valor se convierte en uno simbólico y artificialmente circulante, destruyendo así el poder de compra y la capacidad de subsistencia básica de la población, de la cual 10 millones de venezolanos perciben el salario mínimo oficial de 400.000 bolívares, equivalente a sólo 50 centavos de dólar mensuales. Hoy, un dólar estadounidense en Venezuela cuesta 1 millón 85.000 bolívares (Bs. 1.085.000).

A finales de 2019, Nicolás Maduro -señalado como dictador por una parte de la comunidad internacional- se mostró abierto a la dolarización por ser un “alivio” y un “respiro” para la economía venezolana. “Gracias a Dios que existe el dólar”, dijo hace 12 meses en una entrevista con la televisora estatal. Ahora su régimen informó que se establecerá un impuesto a las transacciones en divisas, es decir, en dólares.

“Las transacciones en divisas dentro de una entidad financiera pagarán un impuesto transaccional superior al Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras de las operaciones en Bolívares. A los efectos se reformará la ley respectiva”, indicó la funcionaria en uno de sus mensajes en la red social.

Por lo tanto, la estrategia del Gobierno (de facto) es controlar los flujos más voluminosos del total de 2.000 millones de dólares que circulan en liquidez de forma no oficial por todo el país tras las repatriaciones de capitales de muchos empresarios, el ingreso de divisas por las casa de cambio que operan en la frontera venezolana con Colombia y las remesas que los inmigrantes venezolanos en el extranjero envían a sus familiares para cubrir su manutención.

“A fin de vigorizar el uso del Bolívar, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario dispondrá la ampliación considerablemente de los límites para transacciones con Tarjetas de Débito y transferencias electrónicas, tanto para Personas Naturales como Jurídicas”, anunció Rodríguez en otro mensaje en la red social.

Se trata de una medida artificial que no tiene impacto directo en la transaccionalidad de un país que ha adoptado el dólar como mecanismo de inversión y resguardo del valor de los patrimonios, los activos y los ahorros ante la salvaje hiperinflación que pulverizó el valor del trabajo, del conocimiento y del capital financiero y humano tan rico que potencialmente tiene Venezuela. 

“Los límites de estas transacciones electrónicas se actualizarán continuamente para que, quienes tengan recursos en Bolívares, puedan usarlos fácilmente”, acotó la vicepresidenta de facto. 

“A fin de incrementar las opciones para realizar operaciones cambiarias de divisas a moneda nacional, se habilitarán ‘aliados comerciales’ de las Casas de Cambio, aumentando así el número de prestadores del servicio”, finalizó así su anuncio.

Actualmente, la moneda nacional se ha devaluado casi en un 100% frente al dólar solo en un mes y presenta una inflación intrínseca que hace que, sumado al aumento promedio mensual del 30% en los precios, la desconfianza que existe como percepción generalizada en la población ante el bolívar, su uso y existencia sean prácticamente simbólicos en el país, pues los servicios, bienes, salarios e inversiones del 90% de la economía nacional se transan en dólares porque la misma fuerza de la inflación así lo obligó. 

Es decir, solo es cuestión de tiempo para que los ciclos económicos internos se sigan ajustando hasta que el régimen de Maduro u otro gobierno entrante se vea forzado a dolarizar oficialmente la nación siempre y cuando Caracas negocie con Estados Unidos el levantamiento de las sanciones financieras, lo que pasa por la condición política de la salida de Maduro y una transición de poder en Venezuela para solucionar la grave crisis económica-social que sacude a esa otrora potencia petrolera. @mundiario