¿Por qué el Congreso de EE UU investiga el fenómeno ovni?

Fuerzas de seguridad con el Capitolio al fondo. / CNN
Fuerzas de seguridad con el Capitolio al fondo. / CNN

Después de 50 años, el Congreso de la Unión Americana ha celebrado una audiencia pública para analizar los más de 400 ovnis que el Pentágono ha avistado desde 2004.

¿Por qué el Congreso de EE UU investiga el fenómeno ovni?

Autoridades adscritas al Departamento de Defensa de EE UU, mejor conocido como el Pentágono, han declarado por primera vez en décadas en una audiencia pública en el Congreso de la Unión, para hablar abierta y específicamente de los encuentros que han tenido los militares con los Objetos Voladores No Identificados, o como se les llama comúnmente: ovni.

Por primera vez en 50 años, el Congreso de EE UU celebró una audiencia en la que dos altos funcionarios de Inteligencia comparecieron para informar acerca del fenómeno ovni, un tema que ha sido siempre asociado con la política al margen y con las teorías de conspiración desde su auge en los años 40.

En medio de la sesión con el subcomité de contraterrorismo, contrainteligencia y contraproliferación de la comisión de Inteligencia de la Cámara Baja, el subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad, Ronald Moultrie, y el subdirector de la Inteligencia Naval, Scott Bray, fueron interrogados por legisladores de ambas bancadas de la Cámara de Representantes, quienes enfatizaron en que el motivo principal de las intervenciones atendía a incitar a abandonar el estigma acerca de reportar avistamientos inusuales a las autoridades.

La audiencia fue transmitida en vivo y presidida por André Carson, representante demócrata del estado de Indiana quien espetó al inicio de la conferencia que “esta audiencia y nuestro trabajo de supervisión tienen una idea simple en el centro: los fenómenos aéreos no identificados son una amenaza potencial para la seguridad nacional. Y deben ser tratados de esa manera”, aseveró.

Carson recordó que hace más de medio siglo el Gobierno federal, en aquel entonces mucho más hermético al respecto de los ovnis (UFOs en inglés), propició el cierre del proyecto ‘Libro Azul’ (Blue Book), que analizó unos 12.618 objetos voladores desconocidos, pero detectados por la Fuerza Aérea de norteamericana, entre 1952 y 1969.

Una oficina especializada en fenómenos no identificados

En 2017 el Congreso supo que el Departamento de Defensa estaba iniciando un proyecto similar, discretamente, para analizar caso por caso las denuncias de avistamientos, principalmente hechos por militares en plenos ejercicios. El año pasado los legisladores formalizaron una normativa para esta iniciativa, por lo que ahora los funcionarios de defensa podrán comparecer acerca de estos temas ante el público en general desde el Capitolio. Sin embargo, una audiencia a puerta cerrada tuvo lugar tras la pública.

Por lo tanto, estas comparecencias ocurren cinco meses después de que entrara en vigor la Ley de Autorización de la Defensa Nacional, que exige que los militares conformen una oficina formalizada y permanente, que se encargue de “supervisar la recopilación, tratamiento y análisis de cualquier” evento de este tipo. Además, es obligatorio que el Pentágono ofrezca un informe anual de sus actividades y al menos una sesión informativa, como esta, cada semestre.

Durante su interrogatorio, Bray sacó a colación nuevamente un informe oficial publicado hace casi un año, en el que el propio Pentágono enumera y confirma unos 144 avistamientos de “fenómenos aéreos no identificados” (UAPs, por sus siglas en inglés), que los pilotos estadounidenses han declarado haber presenciado. No obstante, Bray afirmó que la cifra ha aumentado desde su última estimación.

Más de 400 encuentros con ovnis

Según las declaraciones de Bray, el número de casos de avistamientos con estos fenómenos aéreos ha aumentado “significativamente”, de 144 casos registrados a un poco más de 400 denuncias. Las autoridades atribuyen este incremento a que los soldados reportan más sus experiencias, a medida que combaten con eliminar el estigma alrededor de informar fenómenos extraños, especialmente asociados a los ovnis.

No obstante, Bray también ha valorado la mayor presencia de drones en el espacio aéreo estadounidense y a la optimización de radares y sensores, que han servido de ayuda para detectar e identificar los presuntos objetos voladores. El subdirector de Defensa Naval ha asegurado que es probable que los ovnis sean considerados como interferencias en radares, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo del Gobierno o la industria de EE UU o sistemas de adversarios extranjeros.

“Y hay otra casilla que nos permite meter casos difíciles, y la posibilidad de sorpresas y de descubrimientos científicos potenciales”, puntualizó, dejando la puerta abierta al hecho de que los equipos de Inteligencia estadounidenses consideran que existen casos “difíciles de explicar”, que podrían resultar en objetos desconocidos incluso por sus rivales como Rusia o China.

Aunado a ello, el funcionario ha declarado ante las cuestiones de los legisladores, que “no cree” que las estimaciones de las cifras disminuyan. Recordó que el último análisis sólo pudo determinar que uno de los 144 casos corresponde con un gran globo deshinchándose. Bray admitió que muchas de las denuncias están respaldadas por equipos sensibles y objetivos, y no únicamente el testimonio de una persona, aunque matizó que tampoco se determinó una “procedencia extraterrestre”.

“Hay eventos a los que no tenemos explicación”

Al final de la sesión quedó claro, tanto por los funcionarios como los representantes republicanos y demócratas, que no les preocupa “tanto” que estos fenómenos inexplicables se traten de “que la vida extraterrestre esté visitando la Tierra”, sino que algún país u organización enemiga y peligrosa esté presentando “alguna clase de tecnología de última generación en el espacio aéreos estadounidense que EE UU desconozca”, según reporta CNN.

Los funcionarios ilustraron a los asistentes con algunos de los vídeos que la oficina de Inteligencia especializada analizó. Este departamento del Pentágono, llamado oficialmente Grupo de Sincronización de Gestión e Identificación de Objetos Aerotransportados, prestó el material audiovisual que se reprodujo en el hemiciclo.

El representante demócrata de Massachusetts, Adam Schiff, ha puntualizado que el informe del año pasado recoge unos 18 casos de fenómenos aéreos no identificados que aparentemente presentan un tipo de tecnología realmente sofisticada y “ningún medio de propulsión discernible”.

Schiff le preguntó a Bray si acaso los servicios de Inteligencia conocen de algún adversario que pudiera tener acceso a una tecnología de este estilo. El funcionario respondió que no tienen constancia de que ningún rival tenga ese privilegio. “Simplemente diría que hay una serie de eventos sobre los que no tenemos ninguna explicación”, dijo. @mundiario

¿Por qué el Congreso de EE UU investiga el fenómeno ovni?
Comentarios