Buscar

El presidente interino de Perú apuesta por políticos cuestionados como nuevos ministros

Manuel Merino de Lama designó al excongresista y exministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, como primer ministro. Fue uno de los políticos que justificó la represión policial del denominado "Baguazo", donde murieron 33 personas en 2009.  
El presidente interino de Perú apuesta por políticos cuestionados como nuevos ministros
El presidente interino Manuel Merino y el primer ministro Antero Flores-Araoz
El presidente interino Manuel Merino y el primer ministro Antero Flores-Araoz

El Gobierno interino peruano ha comenzado a designar a sus nuevos colaboradores. El presidente Manuel Merino de Lama eligió al abogado Ántero Flores-Aráoz como el nuevo presidente del Consejo de Ministros. El veterano político reemplazará en el cargo al exmilitar Walter Martos, quien se desempeñaba como el vocero del Ejecutivo desde agosto pasado para liderar las acciones frente a la pandemia del coronavirus. 

Flores-Aráoz tiene una larga trayectoria en la política peruana. Fue diputado por el Frente Democrático (FREDEMO), plataforma que postuló al Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, en los comicios generales de 1990. Sin embargo, no llegó a completar su periodo debido al autogolpe de Estado perpetrado por el expresidente Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992. 

Después regresó al Parlamento con la formación de centroderecha Partido Popular Cristiano en tres periodos consecutivos (1995-2000, 2000-2001, 2001-2005). En este último periodo, precisamente, llegó a ser el jefe del Legislativo en el 2004. Flores-Aráoz fue designado ministro de Defensa durante la Administración de Alan García (2006-2011). En 2009 deslegitimó el estallido social denominado el "Baguazo", donde murieron 33 personas en esta localidad de Amazonas. 

“Discúlpame, responsables son estos revoltosos que generaron esta situación, estos que mataron policías. No te olvides que acá el gran drama fue de la comunidad policial. De eso se han olvidado”, dijo en una entrevista con un medio local. Sin embargo, Flores-Aráoz también tuvo otras expresiones racistas contra las comunidades indígenas. "¿Le vas a ir a preguntar a las llamas y vicuñas sobre el TLC?", mencionó en pleno contexto del convenio comercial que se suscribiría con Estados Unidos. 

En las últimas horas se ha revelado que el estudio de abogados de Flores-Aráoz asesora a la Universidad Telesup, institución educativa de propiedad del empresario José Luna Gálvez, quien es investigado por lavado de activos en el marco del caso Lava Jato. Precisamente, el nuevo primer ministro aseguró, en una primera entrevista al saberse que sería el vocero del Ejecutivo, que las entidades públicas y privadas deben tener las mismas “oportunidades” ante la Ley Universitaria, norma a la que se mostró en contra anteriormente. 

Antes de regresar a la escena política, Flores-Aráoz pertenecía a un grupo llamado Coordinadora Republicana, donde la mayoría de sus representantes son políticos ultraconservadores y que han tenido problemas con la justicia tras haber sido funcionarios estatales.

Ministros cuestionados

En el nuevo gabinete ministerial también se eligieron personajes cuestionados. El economista José Arista es el nuevo ministro de Economía y Finanzas en reemplazo de la saliente María Alva. No es la primera vez que Arista pertenece al Ejecutivo. En 2018 asumió el mando brevemente del Ministerio de Agricultura y Riego durante el mandato de Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018). 

El nuevo ministro de Economía tiene una sendas de denuncias. Tras haber sido gobernador regional de Amazonas, Arista fue acusado de corrupción debido a que habría malversado más de un millón de dólares. En el 2018 el semanario Hildebrandt en Sus Trece reportó que el nuevo ministro tenía 11 investigaciones por diversos delitos como colusión con defraudación patrimonial al Estado, peculado, coacción, entre otros.  Actualmente, Arista tiene una investigación preliminar en el Ministerio Público por la presunta comisión del delito de cohecho activo genérico. 

El administrador Fernando D´Alessio es el nuevo ministro de Educación. En 2018 ya había integrado el Ejecutivo del expresidente Kuczynski. Tras su nombramiento, D´Alessio fue denunciado por un grupo de trabajadores de una universidad privada por no pagarles beneficios laborales. Nuevamente ha estado en el foco de la polémica debido a que acusó sin pruebas a los ciudadanos que saldrán a marchar en Lima y varios puntos de Perú de estar financiados por un movimiento vinculado a la organización terrorista Sendero Luminoso. 

El general Gastón Rodríguez es el nuevo ministro del Interior. Actualmente, Rodríguez está implicado en una investigación fiscal por presuntos contratos irregulares de mantenimiento vehicular al empresario Antonio Camayo, personaje ligado a la red criminal "Los Cuellos Blancos del Puerto". Además, el nuevo ministro del Interior tuvo un abogado que patrocinó a policías que fueron miembros de mafias y extorsionadores. 

Las nuevas ministras de Justicia y Mujer provienen de sectores con nexos claros con el fujimorismo. La abogada Delia Muñoz, quien antes de asumir la cartera de Justicia postulaba al Tribunal Constitucional, es conocida por su posición ultraconservadora y, además, haber sido funcionaria en la administración del expresidente Alan García. Por su parte, Patricia Teullet, quien liderará el sector Mujer,  justificó el programa de esterilizaciones forzadas contra las mujeres que el régimen de Alberto Fujimori realizó en 1996. 

Tras asumir como gobernante interino, Merino declaró en una radio colombiana que “las protestas y la zozobra” se deben, sin mostrar pruebas algunas, a “manejos de comunicación tendenciosos”. Después, al oficializar su nuevo gabinete de ministros, el mandatario interino señaló que "los peruanos queremos recuperar la tranquilidad y recuperar miles de puestos de trabajo”. A pesar de su invocación, miles de ciudadanos salen esta noche a las calles de Lima y varios puntos del país a mostrar el repudio a su Administración. @mundiario