Buscar

La crisis política se agrava en Perú al no concretarse la elección de un nuevo presidente

El Parlamento no logró un consenso para designar al reemplazo del renunciante Manuel Merino en el Ejecutivo. Las diez bancadas han entrado en una serie de negociaciones. Se han anunciado nuevas protestas para este lunes que generaría un escenario peligroso de ingobernabilidad. 
La crisis política se agrava en Perú al no concretarse la elección de un nuevo presidente
Las críticas al Congreso van en aumento
Las críticas al Congreso van en aumento

La situación política en Perú se agudiza conforme pasan las horas. El Parlamento no logró un consenso este domingo en la elección del nuevo presidente de la república que reemplazará al saliente Manuel Merino, quien dejó el cargo tras reportarse la muerte de dos jóvenes y 63 heridos, producto de la brutal represión policial, durante la sexta jornada de manifestaciones realizada el último sábado en Lima y varios regiones del país sudamericano. 

“En este momento en que el país atraviesa una de las más grandes crisis políticas, presento mi renuncia al cargo de presidente de la república”, dijo Merino en un mensaje a la nación emitido este domingo. El Gabinete Ministerial -presidido por Ántero Flores Aráoz- también presentó su renuncia en pleno. Por la grave represión policial, organismos de derechos humanos han denunciado a Merino y Flores Aráoz por delitos de lesa humanidad.

Bajo este nuevo escenario político, Rocío Silva Santisteban, congresista del partido izquierdista Frente Amplio, encabezó una lista para presidir la Mesa Directiva del Parlamento, que después la iba a designar como mandataria encargada de Perú. En esta nómina fue acompañada por miembros del Partido Morado, Acción Popular y Unión por el Perú. A la hora de la votación, sin embargo, su candidatura no recibió el respaldo de Alianza para el Progreso, Frepap, Podemos Perú y el fujimorismo que bloquearon su investidura. 

Tras la decisión del Parlamento, el líder del Partido Morado, Julio Guzmán, ha denunciado en un canal de televisión un presunto "chantaje" político por parte de las bancadas Alianza para el Progreso y Podemos Perú. Ambas formaciones -según el precandidato presidencial- le habrían señalado que apoyarían al congresista Francisco Sagasti, su propuesta a la presidencia transitoria, a cambio de que no postulará a las elecciones generales del 2021. Además, mencionó un veto a Gino Costa, quien es miembro también de su partido. 

El Congreso ha convocado una sesión para este lunes con el fin de elegir un nuevo jefe del Ejecutivo. Sin embargo, el panorama para lograr un consenso que le ponga punto final a la crisis política no es alentador. Las formaciones que promovieron la destitución del expresidente Martín Vizcarra, quien es investigado por la Fiscalía por la recepción de presuntos sobornos cuando era gobernador regional de Moquegua en 2014, se juegan varios intereses como capturar el Tribunal Constitucional, petardear la reforma universitaria y poner en peligro la lucha contra la corrupción. 

Mientras los parlamentarios no se ponían de acuerdo para definir al nuevo mandatario, miles de ciudadanos volvieron a salir a las calles de Lima para protestar por el vacío de poder que hay en el país. En la Plaza San Martín, punto de las últimas movilizaciones, y la sede de la Corte Suprema de Justicia se colocaron varios carteles con los rostros de Inti Sotelo y Bryan Pintado, estudiantes fallecidos la noche del sábado por la represión policial durante las protestas contra el expresidente Merino. 

La comunidad internacional sigue de cerca la crisis política en Perú. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de Estados Americanos (OEA), las Naciones Unidas (ONU) y Human Rights Watch (HRW) han mostrado su preocupación por la ola de violencia en el país sudamericano que, dentro de cinco meses, realizará sus elecciones generales y, en ocho meses, celebrará su bicentenario nacional. @mundiario