La oposición se prepara para la “refundación” de Venezuela

Henrique Capriles,  excandidato presidencial de Venezuela; y Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. / RR SS
Henrique Capriles, excandidato presidencial de Venezuela; y Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. / RR SS

La Plataforma Unitaria admitió mantener conversaciones formales con dirigentes chavistas para reactivar el diálogo en México, tras el relajo de EE UU con Caracas.

La oposición se prepara para la “refundación” de Venezuela

La opositora Plataforma Unitaria de Venezuela, que aglutina a buena parte del sector tradicional de la oposición que lidera el dirigente Juan Guaidó, ha confirmado esta semana que se han iniciado “conversaciones formales” con representantes del régimen de Nicolás Maduro, para reactivar el diálogo en México entre las dos partes.

En un texto difundido por redes sociales, la oposición detalló que las conversaciones se están dando y que incluirán encuentros y discusiones, los cuales buscan “precisar y acordar los elementos necesarios para el pronto reinicio de este proceso de negociación, que no debió haber sido suspendido”.

“La delegación de la Plataforma Unitaria para la negociación entre venezolanos, conforme al memorando de entendimiento suscrito en la ciudad de México en fecha 13 de agosto del 2021, informa a los venezolanos y a la comunidad internacional que ha dado inicio a conversaciones formales con nuestra contraparte, con fines de lograr su pronta reactivación”, explicó la coalición.

El diálogo en México entre el chavismo y la oposición que dirige Guaidó, quien llegó a ser reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 60 países, una postura que defiende EE UU hasta la fecha, será retomado después de conocerse el relajo que la administración del presidente estadounidense Joe Biden está teniendo para el país suramericano y para Cuba, después de la dura posición que tuvo su predecesor, el expresidente Donald Trump.

El diálogo, que parecía dar tumbos más que otra cosa, había sido uno de los pocos recursos que le quedaban a la oposición para mediar con la cúpula chavista. Inició en agosto del año pasado, y quedó suspendido tras unas cuantas sesiones después de que la representación de Maduro se negara a continuar, en rechazo al juicio del presunto testaferro del chavismo, el empresario colombiano Alex Saab, en EE UU, tras ser extraditado de Cabo Verde.

La oposición convoca a primarias para el 2023

Las próximas elecciones presidenciales de Venezuela, según la Constitución, deberán ser a finales de 2024, preferiblemente diciembre. Pero los sectores democráticos venezolanos se sienten desde ya motivados a poder resolver sus pugnas cuanto antes, convocando un proceso de primarias para decidir un único candidato y concurrir con una sola tarjeta, para no repetir los errores de las pasadas elecciones regionales, cuando se perdieron varios cargos gracias a la división.

La Plataforma Unitaria anunció esta semana que entraría en un proceso de “renovación” que pueda garantizar su función en la “refundación” de Venezuela y su propia plataforma. Esta coalición, formada por más de 30 partidos y organizaciones, ha decidido “por unanimidad” reconducir sus estrategias para convertirse en una instancia “amplia e inclusiva”.

La oposición anunció que la plataforma se consolidará a través de un reglamento con “reglas de juego muy claras y áreas de trabajo concretas”. Además, la coalición tendrá delegaciones regionales y sedes municipales, así como “capítulos” en todos los países en los que sea posible, para atender al éxodo venezolano disperso por el mundo.

Para ello se nombró a Omar Barboza, expresidente de la Asamblea Nacional opositora de 2015 y exgobernador del occidental estado Zulia en la Cuarta República, como nuevo secretario ejecutivo de la formación. Uno de estos nuevos acuerdos es la convocación de unas elecciones primarias de la oposición, a más tardar en 2023, en la que participen “todos los sectores opositores” para definir un candidato único por la presidencia.

La oposición se vuelca en las primarias

Después de la radiografía electoral que resultaron ser los comicios regionales y municipales, varios analistas políticos han puntualizado una evidente fractura en la oposición. En resumen, se definen hasta seis facciones opositoras, con su propia maquinaria e ideologías, que tiran en direcciones opuestas y hasta el momento no habían concretado un rumbo fijo.

La oposición venezolana, entonces, está formada por los partidos tradicionales de la Plataforma Unitaria (donde se halla el G4), los grupos disidentes de las administraciones ad hoc del Tribunal Supremo de Justicia bajo el nombre de la Alianza Democrática y los partidos de centro que se impulsaron gracias a las últimas elecciones como Fuerza Vecinal.

También figuran los sectores más conservadores de la oposición con una postura más dura y escéptica frente a los diálogos como Vente Venezuela, o la izquierda remanente y ahora enemiga del régimen como el Partido Comunista. Finalmente, algunos expertos señalan el poder político del que gozan organizaciones sin participación directa como la iglesia, las ONG y los empresarios.

El reto ahora es convencer a cada sector de participar en un proceso de primarias, bajo el cual cada facción se sienta satisfecho para respaldar los resultados. Un paso al frente lo dio el partido Vente Venezuela esta semana, al mostrarse dispuesto a hacer parte de las elecciones, bajo ciertas condiciones como la nula intervención del TSJ o del ente comicial venezolano, que sea este año y que sea una elección hecha por los venezolanos y no “las cúpulas de poder”. @mundiario

La oposición se prepara para la “refundación” de Venezuela
Comentarios