Buscar

La ONU alerta de que la pandemia provocará en América Latina “la peor recesión económica de los últimos 100 años”

América Latina es el continente epicentro actual de la pandemia con más de 6 millones de casos de los más de 12 millones que hay en el mundo, es decir, el 50% de los contagios por coronavirus se producen en esa región.

La ONU alerta de que la pandemia provocará en América Latina “la peor recesión económica de los últimos 100 años”
Personas en una fila para recibir comida en Perú, país situado en la cordillera andina de América del Sur / portafolio.com
Personas en una fila para recibir comida en Perú, país situado en la cordillera andina de América del Sur / portafolio.com

La crisis económica mundial ni siquiera ha llegado a su clímax, y mucho menos en la región más económica, política y socialmente inestable del planeta; América Latina. La pandemia del coronavirus ha reabierto las heridas que durante décadas no han podido sanar en los países sudamericanos y centroamericanos, profundas heridas y problemas económicos estructurales que condicionan la vida en esas naciones a la subsistencia diaria por medio de la actividades informales para el 50% de la población latina.

En ese contexto, la Organización de Naciones Unidas (ONU) alertó este pasado lunes que la pandemia de Covid-19 provocará en América Latina la “peor recesión de los últimos 100 años, según una estimación estudiada y difundida este mes.


Quizás también te interese:

Donald Trump: “Algo va a pasar con Venezuela y Estados Unidos estará muy involucrado”


La proyección de la comunidad de naciones calcula una caída del crecimiento económico en la región del 9,1%, afirmando que tendrá “un impacto directo en el alza del desempleo y la pobreza”.

Esto implica que el producto interno bruto (PIB), que es el valor de lo que produce el conjunto de las economías latinoamericanas, bajará de su nivel actual en 11 billones de dólares hasta los USD 9,9 billones, es decir, tendrá una pérdida de 1,001 billones de dólares que no se generarán en riqueza por la paralización de la actividad empresarial, laboral y comercial parcial en la región más golpeada por la pandemia y el confinamiento.

América Latina es el continente epicentro actual de la pandemia con más de 6 millones de casos de los más de 12 millones que hay en el mundo, es decir, el 50% de los contagios por coronavirus se producen en esa región, cuyo estado de salud general es el más precario en todo el planeta. 

La crisis podría hundir a más de 50 millones de latinoamericanos en la pobreza debido a que la radicalización de las medidas de confinamiento en los países donde el virus se expande con más fuerza, como Brasil, Colombia, Perú y Venezuela, llevará a que al menos la mitad del 50% de la población continental que vive de un ingreso diario no pueda salir a buscarse la vida con actividades informales ante la agudización de los contagios y de la crisis sanitaria en las principales ciudades de América Latina. 

La ONU dice que se espera que el desempleo escale a más del 13% este año, mientras que “los trabajadores informales -que viven al día y no tienen ninguna protección social- seguirán levantándose en las mañanas sin saber cómo van a generar recursos para subsistir”.

Esa contracción del capital humano y la fuerza de trabajo podría reflejarse en la pérdida de más de 6.000 millones de dólares en salarios que no percibirán los más de 20 millones de latinoamericanos que, probablemente, quedarán sin empleo debido a la crisis económica, la caída del consumo,y la baja productividad por la caída en la oferta y la demanda ante el confinamiento, que golpea a las empresas generadoras de trabajo y bienestar en los países de la región. Esto tomando como base el salario mínimo promedio por trabajador en América Latina, que es de unos 300 dólares al mes.

Pero los que no forman parte de ese sistema de economía, trabajo y producción formal, sino que hacen vida en la franja socioeconómica que lucha por subsistir con módicos ingresos diarios en efectivo o en alimentos, quedarán al margen del segmento laboral que actualmente sobrevive porque algunos Gobiernos de la región, como el de Chile, cubren el 70% del salario de los trabajadores con un contrato laboral indefinido en alguna empresa pública o privada. @mundiario