Nicaragua: La situación de presos políticos inquieta a la comunidad internacional

Presos políticos en Nicaragua. / RR.SS.
Presos políticos en Nicaragua. / RR.SS.

El nuevo Gobierno colombiano ha evitado condenar al régimen sandinista en un pleno de la OEA, aludiendo a razones “estratégicas y humanitarias”.

Nicaragua: La situación de presos políticos inquieta a la comunidad internacional

El Gobierno de Daniel Ortega ha presentado por primera vez imágenes de 10 de los 120 presos políticos, que retiene desde la ola de detenciones que se produjeron en contra de excandidatos y dirigentes de la oposición en la campaña electoral de 2021, en unos comicios generales en los que el líder sandinista se fue reelegido como mandatario.

Aquellos comicios fueron condenados por la comunidad internacional, especialmente por los países de la región, que las tacharon de fraudulentas, en parte porque muchos de los candidatos presidenciales, o a otros cargos, fueron encarcelados antes de que se llevaran a cabo los comicios, en plena campaña.

Entre los opositores encarcelados que fueron presentados esta semana han sido los candidatos presidenciales Miguel Mora, Juan Sebastián Chamorro y Medardo Mairena. También se difundieron imágenes de los dirigentes de la oposición Lesther Alemán y Max Jeréz, que participaron en el proceso de diálogo con el Gobierno en 2018, tras las fuertes protestas estudiantiles que Ortega ha considerado como un intento de golpe de Estado.

Las imágenes fueron difundidas, bajo la premisa de que habían sido presentados para “causas individuales” según informaron medios estatales. Solo una decena de los presos políticos han podido ser vistos, después en fotografías presentadas a la prensa, después de que un grupo de familiares denunciara el deterioro de la salud de varios detenidos y las condiciones en las que viven encerrados, en la cárcel de máxima seguridad de Managua, conocida como “El Chipote”.

Colombia evita condenar a Nicaragua en la OEA

Justo a mediados de agosto se llevó a cabo un pleno en la Organización de los Estados Americanos (OEA), en el que se buscaba condenar al Gobierno de Ortega por la “inquietante” violación de derechos humanos en el país centroamericano. El recién estrenado Ejecutivo colombiano, encabezado por el presidente Gustavo Petro se ha ausentado de la cita, evitando condenar la situación en Nicaragua.

El canciller colombiano, Álvaro Leyva, justificó las acciones alegando razones “estratégicas” y “humanitarias” que no detalló. Se trata del primer varapalo del primer Gobierno de izquierda del país suramericano, cuyo ministro de Exteriores ha sido criticado por la oposición y líderes de otros países, pese a que en una carta explicó que la ausencia al pleno no se debió a razones “ideológicas”.

Sin embargo, el presidente Petro todavía no ha condenado la reciente y fuerte persecución contra la Iglesia Católica en el país, que lleva siete sacerdotes y un obispo detenidos; ni tampoco por la situación de presos políticos, el cierre de ONG, medios de comunicación o universidades que alcanzó esta semana las 1.500 instituciones clausuradas por la Asamblea Nacional.

Pese a que en la campaña electoral Petro admitió que no reconocería a Ortega como presidente, ha designado a un embajador en Managua y escribió que el restablecimiento de relaciones con Nicaragua "será una realidad", una medida que va en sintonía con estrechar lazos con los principales aliados del régimen sandinista: Cuba y Venezuela. De hecho, las relaciones entre Managua y Bogotá permanecen congeladas desde la salida del expresidente Iván Duque, debido al contencioso territorial acerca de las aguas en el mar Caribe y la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que data de varias décadas pese a que las autoridades del departamento responden a Bogotá. @mundiario

Nicaragua: La situación de presos políticos inquieta a la comunidad internacional
Comentarios