México asegura estar dispuesto a venderle gasolina a Venezuela pese a la presión de EE UU

mexico
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador / Diario Milenio.
El vecino de EE UU podría ser la única opción que le quede a régimen de Maduro para importar gasolina al país si Washington decide bloquear posibles nuevos envíos de combustible de Irán.
México asegura estar dispuesto a venderle gasolina a Venezuela pese a la presión de EE UU

La gasolina se ha convertido en el talón de Aquiles de Venezuela. En un país donde hay una crisis económica vigente desde 2014 y el 80% de la población se encuentra sumida en la pobreza de ingresos, el 20% restante se ha insertado en una dinámica de economía dolarizada donde el comercio el principal catalizado y movilizador de divisa estadounidense en el país como mecanismo de protección ante la extrema hiperinflación de 50.000% que ha destruido el valor de la moneda nacional, el bolívar, y ha sumido al 60% de la población en la pobreza extrema. El combustible es la sangre que hacer funcionar el complejo sistema de circulación de dólares en efectivo en la Venezuela de 2020, donde choca con el deplorable estado de la economía el impacto de la pandemia de coronavirus.

Y es que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este pasado lunes que su gobierno podría venderle gasolina al de Venezuela por “razones humanitarias” pese a la presión de Estados Unidos sobre quienes comercian con el país sudamericano.


Quizás también te interese:

EE UU sanciona a empresarios y compañías en México por negocios oscuros con Venezuela


México es, básicamente, un sistema industrial donde se han domiciliado las grandes transnacionales estadounidenses de la industria automotriz y otras áreas debido a la mano de obra barata que pueden pagar en el país vecino, ubicado al sur de EE UU, lo que configura un contexto de mucha dependencia comercial, industrial y financiera de México con el ‘gigante del Norte’, pues si el gobierno de López Obrador acepta hacer negocios con el sancionado régimen de Maduro, puesto en la mira financiera, legal, diplomática y militar de Washington, se vería perjudicada la estabilidad económica de México si la Casa Blanca sanciona al país por evadir las sanciones de importación de combustible que pesan sobre Venezuela.

Estados Unidos considera que bloquear energéticamente a Venezuela podría crear un estado de conmoción e ingobernabilidad interna si la nación se paraliza por la escasez de gasolina, que sostiene la economía comercial informal con la que subsisten los venezolanos, y así se agita la ingobernabilidad y la tensión social contra el régimen de Maduro, que ha sumido al país en sistema de control militar, político y económico en medio de la peor crisis social-económica de su historia.

“El gobierno venezolano no nos ha hecho ninguna solicitud (de venta de gasolina) y en el caso que nos hiciera la solicitud y fuese una necesidad humanitaria, lo haríamos”, aseguró López Obrador.

Al ser consultado en una rueda de prensa por la cadena alemana DW sobre el riesgo de posibles sanciones financieras y comerciales de parte de Estados Unidos, el mandatario izquierdista sostuvo que “México es un país independiente y soberano, que toma sus propias decisiones”.  “No nos metemos con las políticas de otros países, es autodeterminación de los pueblos”, señaló sin referirse directamente a Estados Unidos.

"Nadie tiene derecho a oprimir a otros, ninguna hegemonía puede aplastar a ningún país", añadió López Obrador.

Contra todo pronóstico, México parece motivado a proveer de gasolina a Venezuela, aunque la estrategia detrás de esa arriesgada movida comercial podría ser la intención mexicana de captar la vasta liquidez que representaría un pago con oro por parte del régimen de Maduro al extraerlo de las reservas monetarias y activos del país. De hecho, Venezuela le pagó con oro a Irán los cargamentos de 1.400.000 barriles de gasolina traídos en mayo.

Las sanciones del presidente Donald Trump excluyen de las medidas punitivas (sanciones) las transacciones relacionadas con el suministro de alimentos, vestuario y medicinas al país sudamericano por razones humanitarias.

Si EE UU logra levantar un cerco militar en el Mar Báltico para impedir el paso de eventuales nuevos buques de Irán con más exportación de gasolina a Venezuela, el régimen de Maduro tendría como única opción la compra de combustible a México si Washington no lo sanciona antes para impedir también que salgan buques mexicanos desde el Océano Pacífico hacia el Mar Caribe, que está monitoreado y rodeado por buques antinarcótico y de combate del Comando Sur, el brazo militar con el que EE UU intenta aplicar acciones disuasivas que obliguen a Maduro a ceder el poder si continúa evadiendo las sanciones o si lucha por perpetuarse en el control absoluto del país. @mundiario

México asegura estar dispuesto a venderle gasolina a Venezuela pese a la presión de EE UU
Comentarios