Maduro privatiza parcialmente las empresas del Estado venezolano

Nicolás Maduro en chándal en Firma de convención colectiva de Cantv 2015-2017. / nicolasmaduro.org.ve
Nicolás Maduro en chándal en Firma de convención colectiva de Cantv 2015-2017. / nicolasmaduro.org.ve

El mandatario avanza en una “liberalización” de la economía venezolana, permitiendo la privatización parcial de empresas como la telefonía móvil pública.

Maduro privatiza parcialmente las empresas del Estado venezolano

Nicolás Maduro ha tomado por sorpresa a todos, esta vez al anunciar que está dispuesto a avanzar en la liberalización de la economía venezolana, aun si no se atreve a llamarle de esa manera. El mandatario venezolano ha anunciado que ofertará hasta el 10 % de las acciones de las compañías estatales a los inversionistas privados, debido a que las empresas públicas necesitan de “capital” para su desarrollo.

Así lo ha afirmado durante una alocución nocturna, en la que informó que a partir del próximo lunes las acciones de varias empresas que están en manos del Estado venezolano, serán cotizadas en el mercado de valores, en un intento por capitalizar las compañías golpeadas por la crisis generalizada, hiperinflación y colapso de los servicios públicos.

“Vamos a sacar (a la venta) entre 5 % a 10 % de las acciones de varias empresas públicas para la inversión nacional, fundamentalmente, o internacional y usted podrá convertirse en inversionista de CANTV, de Movilnet, de las petroquímicas, de todas las empresas mixtas, del petróleo, de las empresas de gas”, dijo Maduro en una de sus acostumbradas intervenciones por el canal estatal VTV.

En este sentido, empresas como la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) encargada de las telecomunicaciones o la estatal de telefonía móvil Movilnet, podrán pasar a tener propietarios privados. Maduro evitó las medias tintas confirmando de antemano que a la lista pueden agregarse las empresas en la región Guayana, que explotan minerales en el Arco Minero del Orinoco. “Necesitamos tecnología, necesitamos nuevos mercados y vamos a avanzar”, ha zanjado.

Reportan privatizaciones a puerta cerrada

Desde el año pasado algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) y periodistas especializados han venido reportando que el régimen chavista, contraviniendo su pasado, ha estado negociando con inversores privados la adquisición de ciertas empresas en distintos sectores como el turismo o las telecomunicaciones.

“El gobierno venezolano de Nicolás Maduro, en una aparente desvinculación con el llamado socialismo del siglo XXI, comenzó a entregar el timón de las empresas estatales a algunos privados”, afirmó la organización Transparencia Venezuela en diciembre.

El periodista Fran Monroy, especializado en tecnología, desmintió la venta de Movilnet a empresarios chinos, en unos reportes publicados en Twitter días antes de las declaraciones de Maduro, pero señaló que las empresas compañeras de telecomunicaciones (Cantv y Movilnet) padecen de un “divorcio” que parece irremediable, asegurando que ya no existe “sinergia corporativa” entre ambas compañías estatales y que se ha generado una cierta “rivalidad sorda” entre ambas.

“Esta rivalidad está fraguando impensables alianzas entre Movilnet y empresas privadas que pueden hacer mejorar los servicios de esta operadora, tan de capa caída en muchos sentidos”, ha aseverado el comunicador en sus redes sociales.

Ya no se dice “exprópiese”

Desde los últimos años Venezuela ha vivido ciertos relajamientos en las estrictas medidas económicas que han imperado en el Gobierno chavista. Prueba de ello es la eliminación de la regulación de divisas y prohibición de uso, que se levantó totalmente tras la dolarización de facto que ha surgido en el país.

Pero Maduro está realizando varias acciones que contravienen los ideales socialistas revolucionarios, como la devolución de algunas de las más de 1.200 empresas expropiadas o nacionalizadas a sus dueños originales, durante su propio mandato y el del expresidente Hugo Chávez. La devolución del centro comercial Sambil de la parroquia de La Candelaria, en Caracas, fue un hito que consagró la idea de que Maduro estaba deshaciendo muchos logros de Chávez.

El mall tenía previsto ser uno de los más modernos e importantes de Venezuela, con su inauguración prevista para 2008. Durante su programa de televisión Aló Presidente, Hugo Chávez rechazó la construcción del centro comercial, a pesar de ser una obra prácticamente terminada a la espera de su apertura al público.

“Ahí en La Candelaria, donde no cabe un alma, están haciendo un Sambil. Eso va a colapsar todo el centro de Caracas, pare eso, señor alcalde”, ordenó al entonces burgomaestre de la capital, y actual presidente del Parlamento, Jorge Rodríguez. “Un año después, el 2 de noviembre de 2010, se publicó en Gaceta Oficial el Decreto Nº 7.784, que formalizó la expropiación del Sambil”, reporta El Diario. @mundiario

Maduro privatiza parcialmente las empresas del Estado venezolano
Comentarios