Lula propone a su ministro de Justicia como magistrado del Tribunal Supremo de Brasil

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil y el canciller argentino Santiago Cafiero. / RR.SS
Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil y el canciller argentino Santiago Cafiero. / RR.SS

El presidente brasileño ha abierto una polémica al designar para la vacante al Supremo a Flávio Dino, un exjuez de 55 años, frente a una mujer afrodescendiente .

Lula propone a su ministro de Justicia como magistrado del Tribunal Supremo de Brasil

En un nuevo nombramiento para el Tribunal Supremo de Brasil, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha designado a su ministro de Justicia, Flávio Dino, para ocupar la vacante reciente en la corte. Esta decisión ha generado controversia, ya que Dino es un hombre blanco en un tribunal compuesto mayoritariamente por hombres y sin representación negra. A pesar de la intensa presión de los movimientos negro y feminista para elegir a una mujer, preferiblemente negra, Lula ha optado por Dino, exjuez federal y exgobernador de Maranhão.

Dino, de 55 años, deberá ser ratificado por el Senado antes de ocupar su cargo en el Supremo. La elección se produce en un momento en que la corte, con once jueces, desempeña un papel clave en la política brasileña, especialmente en juicios relacionados con la intentona golpista y otros temas cruciales para la democracia.

Sin embargo, la decisión de Lula ha generado críticas de activistas que combaten la desigualdad de género y el racismo en Brasil. Con la incorporación de Dino, la corte estará compuesta por una sola mujer y diez hombres, sin representación negra, lo que no refleja la diversidad de la sociedad brasileña.

Esta elección se suma a las preocupaciones de activistas sobre la falta de diversidad en el Gobierno de Lula, quien ha sido criticado por designar a hombres blancos vinculados a su ideología obrera en puestos de poder. Aunque inició su mandato con un Gabinete diverso, dos ministras han sido reemplazadas por hombres. Los críticos argumentan que, a pesar de la diversidad inicial, Lula ha recurrido repetidamente a hombres blancos para cargos clave.

El nombramiento de Dino y el anuncio del próximo fiscal general, Paulo Gonet, podrían intensificar el perfil político del Tribunal Supremo. Dino, como ministro de Justicia, fue protagonista durante el asalto de bolsonaristas a sedes de poder en Brasilia, y Gonet ha sido vice fiscal general de la justicia electoral que inhabilitó a Bolsonaro por abuso de poder.

La controversia destaca la creciente presión en Brasil para garantizar la diversidad en los cargos públicos y judiciales. La próxima vacante en el Supremo se abrirá en 2028. @mundiario

Comentarios