Buscar

López Obrador se convierte en un símbolo más de la campaña de Donald Trump

El mandatario estadounidense ha buscado sumar puntos con la visita del presidente de México al suelo estadounidense burlando la pandemia, haciendo que su homólogo rinda respetos a la estatua de Lincoln o campartiendo momentos muy singulares.
López Obrador se convierte en un símbolo más de la campaña de Donald Trump
Donald Trump, presidente de EE UU; y Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. / RR SS.
Donald Trump, presidente de EE UU; y Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. / RR SS.

La visita de Andrés Manuel López Obrador a EE UU ha sido recibida con todo tipo de reacciones. Pero si hay algo seguro es que el presiden Donald Trump lo ha usado para hacer campaña. El estadounidense invitó a López Obrador y a el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para celebrar la entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre los tres países americanos.

Pero lo que realmente busca es celebrar uno de los éxitos de su administración al lograr que los otros países renegociaran el tratado. En cualquier caso, Trudeau se negó a formar parte del show, pero López Obrador decidió ir y terminó siendo toda una imagen para la el Gobierno estadounidense.


Quizá también te interese:

Los universitarios extranjeros que solo vean clases online podrían ser expulsados de EE UU


La primera actividad que realizó el mandatario mexicano, fue presentar sus respetos ante la estatua de Abraham Lincoln, el presidente que abolió la esclavitud y puso fin a la Guerra de Secesión. Toda una provocación en plena oleada de indignación en EE UU por el racismo, algo que ha llevado a que cientos de personas derrumben estatuas históricas.

En cualquier caso, lo más llamativo de la visita de López Obrador han sido los discursos de apoyo entre ambos presidentes.  “Aunque la gente apostaba contra nosotros, nunca la relación entre EE UU y México ha sido tan estrecha como hoy. Estamos haciendo un trabajo magnífico juntos”, afirmó Trump, que luego agregó que ambos fueron elegidos “para luchar contra la corrupción y devolver el poder al pueblo”.

“Desde el comienzo de mi mandato, en vez de agravios hacia mi persona y mi país he recibido de usted comprensión y respeto. Hemos tenido desencuentros y hay agravios que no se olvidan” pero “también hemos podido establecer acuerdos tácitos y explícitos de cooperación”, aseguró por su parte el presidente mexicano.

Pese a las bonitas palabras, los mexicanos residentes en EE UU no han olvidado que Trump llegó a la presidencia en 2016 insultando y tratando a los migrantes (en su mayoría mexicanos) como delincuentes, sin olvidar que lo el mandatario mantiene su plan de construir un muro en la frontera que "México pagará". @mundiario