Buscar

La comunidad hispana no fue mencionada en el último debate de Trump y Biden

El presidente y el candidato demócrata no abordaron con profundidad los problemas que aquejan a este grupo poblacional. Solo se limitaron a mencionar los últimos hechos que sí golpearon a esta minoría como el coronavirus y la violencia racial. 
La comunidad hispana no fue mencionada en el último debate de Trump y Biden
Trump y Biden no abordaron en profundidad el tema migratorio.
Trump y Biden no abordaron en profundidad el tema migratorio.

Donald Trump y Joe Biden no profundizaron en los problemas que aquejan a la comunidad hispana en el último debate presidencial en los Estados Unidos. El mandatario republicano y el candidato demócrata, quienes se lanzaron puyas durante toda la noche por otros temas como el manejo de la pandemia del coronavirus y la interferencia de países como Rusia e Irán en los comicios, se refirieron poco o nada a la mayor minoría en el país que podría se decisiva el próximo 3 de noviembre.

Uno de los temas fue las familias norteamericanas. Si bien la moderadora Kristen Welker les preguntó a los dos candidatos sobre la mejora de las condiciones sociales para sus connacionales, también abarcó para los latinos. Al ser consultado acerca de los más de 500 niños bajo custodia del gobierno estadounidense que cruzaron la frontera y que no están siendo reunidos con sus padres, el presidente Trump respondió que “los niños fueron traídos por los coyotes".

"Hoy tenemos las fronteras más seguras de la historia (…) ellos construyeron jaulas para los niños, nosotros estamos tratando de encontrar a los padres, pero muchos de ellos vinieron con coyotes, los trajeron los carteles de drogas”, agregó Trump. La replica de Biden fue más certera contra el magnate republicano. “Los niños vinieron con sus padres”, respondió. Sin embargo, Biden no brindó una respuesta clara sobre cómo sería la política migratoria de su administración, tomando en cuenta que cuando fue vicepresidente de Barack Obama no se hizo mayor avance. 

“Nos tomó mucho tiempo hacer las cosas bien. Prometo que en los primeros 100 días de mi administración voy a encontrar un camino a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados. Todos los soñadores tendrán certeza de que se podrán quedar (…) se los debemos”, dijo Biden. El demócrata después le lanzó otro dardo a Trump: “Este es el primer presidente en la historia que le pide a quienes buscan asilo que lo esperen en otro país”.

En el tópico del racismo, el demócrata y el republicano tuvieron una pequeña mención a la comunidad hispana. “Yo he pasado la reforma al sistema criminal –Obama y Joe ni lo intentaron-, la reforma al sistema de prisiones y las zonas de oportunidad, que implica tremendas inversiones y los principales beneficiaros son los afroamericanos y los latinos,” expresó Trump. Por su parte, Biden habló de las injusticias raciales graficando que como hombre blanco nunca tuvo miedo de que sus hijos se enfrentaran a las autoridades.

La comunidad latina en EE UU supera los 60 millones de personas. Es decir, representa el 52% de la población de la primera potencia mundial. El estado de la Florida, donde se concentra más de esta gran minoría, ha sido visitada este semana por Trump y Biden para tratar de recoger ese caudal de votos importantes de cara al 3 de noviembre. Sin embargo, ambos aspirantes de la Casa Blanca no han mostrado un discurso claro para solucionar los ejes problemáticos que sufren los hispanos. Una tarea pendiente. @mundiario