Buscar

La justicia brasileña pone en la mira a uno de los hijos de Bolsonaro

La Fiscalía de Río de Janeiro ha presentado una denuncia contra el senador Flávio Bolsonaro, vástago del mandatario, por cometer varios delitos como malversación de fondos y lavado de dinero.
La justicia brasileña pone en la mira a uno de los hijos de Bolsonaro
Jair Bolsonaro. Gobierno de Brasil.
Jair Bolsonaro. Gobierno de Brasil.

La justicia brasileña le ha puesto la puntería al entorno de Jair Bolsonaro. La Fiscalía de Río de Janeiro presentó este martes una denuncia contra uno de los hijos del mandatario. Se trata del senador Flávio Bolsonaro, quien es acusado de varios delitos, entre ellos, como malversación de fondos y lavado de dinero. La hipótesis fiscal lo sindica como líder de una red ‘rachadinhas’, una trama en la que los asesores de manera irregular dan parte de su salario público a sus superiores, durante su etapa como diputado en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro entre 2003 y 2019.

El senador Bolsonaro habría trabajado con un amigo cercano a su familia: Fabrício Queiroz, policía militar en la reserva y que ejerció de asesor del hijo del presidente brasileño en la Asamblea carioca. Para la fiscalía, el hijo del mandatario brasileño habría utilizado al menos 2,7 millones de reales (410.000 euros) en efectivo de sus asesores fantasma para entregárselo a Queiroz, quien es considerado como el cerebro de la organización criminal,  mediante una chocolatería de la que es dueño, pagos en efectivo y transacciones inmobiliarias.

Según relata el diario O Globo, la investigación contra el hijo de Bolsonaro arrancó en 2013. El escándalo estalló a partir de un informe del Consejo de Control de Actividades Financieras (COAF), entidad que identificó movimientos bancarios “inusuales” valorados en 1,2 millones de reales (unos 180.000 euros) a las cuentas de Quieroz, por parte de miembros de su familia y de ocho asesores de Flávio. En su investigación, la Fiscalía cita a 23 antiguos asesores, a los que divide en tres grupos diferentes.

El primer grupo está conformado por  trece personas vinculadas a Queiroz, entre amigos y familiares, que habrían depositado durante once años, el 69 por ciento del valor del dinero recibido, unos 2,06 millones de reales (310.000 euros). Después, en el segundo grupo estaba formado por la esposa y la madre de Adriano Nóbrega, antiguo capitán del Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE) y líder de una milicia paramilitar de una favela de Río de Janeiro, asesinado en febrero. Ambas mujeres transfirieron 400.000 reales (60.500 euros). Por último, hay diez asesores. 

Este caso no solo ha involucrado al hijo de Bolsonaro. Hace un mes, un periodista le cuestionó al mandatario que Queiroz le había transferido dinero a su esposa. Fiel a su estilo, Bolsonaro amenazó al hombre de prensa de “llenarle la boca de puñetazos”, no sin antes llamarle “cabrón”. A pesar de los cuestionamientos, el exmilitar nunca ha presentado comprobantes de esas transacciones entre él y Queiroz y cuestionado por ello en diciembre de 2019 por un periodista, el presidente brasileño respondió: “Pregunta a tu madre si el comprobante que le dio a tu padre es correcto”. Al mismo estilo de Trump. @mundiario