Buscar

Joe Biden escoge a Kamala Harris como su candidata a vicepresidenta de EE UU

La nueva compañera de fórmula de Biden es la confirmación de que la agenda del candidato rival de Trump se basa en ampliar el tamaño del estado y aplicar políticas económicas de capitalismo mixto con mayor igualdad social.
Joe Biden escoge a Kamala Harris como su candidata a vicepresidenta de EE UU
El candidato presidencial demócrata Joe Biden y su ahora candidata a vicepresidenta Kamala Harris en un debate en Detroit, Michigan / RR SS.
El candidato presidencial demócrata Joe Biden y su ahora candidata a vicepresidenta Kamala Harris en un debate en Detroit, Michigan / RR SS.

La carrera rumbo a la Casa Blanca avanza con mucha celeridad y tensión política entre los dos polos de poder que influyen en la actualmente polarizada sociedad estadounidense. El anuncio de la cúpula demócrata de hoy se ha convertido en otro factor que el presidente Donald Trump emplea en su retórica contra el supuesto socialismo que él denuncia como la agenda planeada por su rival demócrata si llega a la Presidencia de Estados Unidos.

Y es que el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, anunció este martes que su compañera de fórmula y candidata a vicepresidenta de EE UU es la senadora Kamala Harris, representante demócrata del estado de California en el Congreso.

Harris es la primera mujer de raza negra que compite por la Vicepresidencia por alguno de los principales partidos de Estados Unidos. Con esta selección, Biden envía un claro mensaje a la población afroamericana del país para decirles que tendrán un respaldo social y político en las demandas de derechos humanos e igualdad legal y económica que la comunidad exige tras los episodios de violencia policial y racismo que están acendrados estructuralmente en la Administración de Trump y en el Estado norteamericano. 

Harris, de 55 años, es una antigua rival de Biden en las primarias demócratas, y está familiarizada con el singular rigor de una campaña nacional. Luego de haber enfrentado a ex vicepresidente de Obama, Harris ahora trata de posicionarse como el brazo político de Biden en la agenda social y general de la propuesta de economía mixta liberal planteada por el candidato presidencial.

La senadora también es una de las figuras más prominentes del Partido Demócrata y se convirtió rápidamente en una de las principales contendientes para el puesto número 2 después de que concluyera su propia campaña por la nominación presidencial, según reseñó El Nuevo Herald.

Harris se une a Biden en la contienda en un momento de crisis nacional histórica sin precedentes. El racismo, la crisis económica, la desigualdad socioeconómica, la política antimigratoria de Trump y el efecto de las medidas económicas de mucho peso en el gasto pública anunciadas por el Gobierno se mezcla con el actual contexto de emergencia por la pandemia de coronavirus, que tiene su epicentro mundial en EE UU y ha cobrado la vida de más de 150.000 personas en el país, mucho más que el número de víctimas en otros países. 

Los cierres de empresas y los trastornos derivados de la pandemia han provocado un colapso económico hasta el punto de sumir al país en una recesión que golpea con fuerza a la clase media y a la comunidad inmigrante en un país con un marcado fenómeno de desigualdad económica estructural, así como la dificultad en la movilidad social de los estadounidenses de ingresos medios y bajos. Mientras tanto, han surgido disturbios en todo el país a medida que los ciudadanos protestan contra el racismo y la brutalidad policial pese a la expansión de los contagios de Covid-19; una crisis social en medio de una crisis sanitaria y económica.

Harris fue fiscal general de California y fiscal de distrito en San Francisco. Su gestión se centró en luchar contra el racismo sistémico en el sistema jurídico y contra la brutalidad policial. La ahora candidata vicepresidencial trató llegó a declararse a sí misma como una “fiscal progresista que apoya las reformas a la Policía”.

La nueva compañera de fórmula de Biden es la confirmación de que la agenda del candidato rival de Trump se basa en ampliar el tamaño del estado, aplicar políticas económicas de capitalismo mixto con mayor igualdad en la distribución de ingresos, un incremento del gasto público y una reforma en el sistema judicial para erradicar el racismo endémico aún vigente en el país que se jacta de ser “el más rico del mundo”. @mundiario