Buscar

¿Qué implica el exilio del líder opositor Leopoldo López para la crisis de Venezuela?

La oposición ha movido sus piezas en el tablero para poner en jaque al régimen de Maduro, ¿cómo responderá Caracas a la presión de Bruselas y Washington bajo las influencias de Guaidó y Leopoldo López?
¿Qué implica el exilio del líder opositor Leopoldo López para la crisis de Venezuela?
El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, junto a Guaidó (al fondo), el 30 de abril de 2019, cuando fue liberado de su arresto domiciliario por un agente disidente del Servicio de Inteligencia (Sebin), el mismo día del último intento de sublevación militar contra el régimen de Maduro en Caracas / BBC.
El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, junto a Guaidó (al fondo), el 30 de abril de 2019, cuando fue liberado de su arresto domiciliario por un agente disidente del Servicio de Inteligencia (Sebin), el mismo día del último intento de sublevación militar contra el régimen de Maduro en Caracas / BBC.

El país más inestable de América y el que vive una de las peores crisis económicas, sociales y políticas del mundo; Venezuela, ha entrado en una nueva etapa del conflicto de poder entre el simbólico gobierno interino del líder opositor Juan Guaidó y el Gobierno del presidente (de facto), Nicolás Maduro. Durante los últimos seis años, la nación sudamericana se mantiene en constante ebullición tras el estallido de una ola de protestas que se comportó de forma volátil e impredecible contra la pobreza, la hiperinflación y la recesión económica causada por la administración chavista. Precisamente, la figura política que originó y capitalizó el descontento de los venezolanos en 2014, ha vuelto a la palestra pública tras su última aparición el 30 de abril de 2019.

Y es que luego de conocerse el escape de Leopoldo López, también líder de la oposición venezolana (llamado el mentor político de Juan Guaidó), la crisis del país podría tomar un cariz distinto en la agenda que el sector radical antichavismo ha adoptado como su estrategia para sacar al régimen de Nicolás Maduro del poder; la presión internacional. 


Quizás también te interese:

El líder opositor venezolano Leopoldo López ya está en Madrid


Entendiendo que ni Juan Guaidó ni Leopoldo López cuentan con un respaldo de fuerzas financieras o militares como el del Gobierno de Maduro, la opción que les queda sobre la mesa es motivar, convencer e instar a los grandes actores de la comunidad internacional a incrementar y cerrar el cerco de sanciones contra el régimen autoritario que actualmente lo controla prácticamente todo en Venezuela.

Si bien 55 países, con Estados Unidos a la cabeza, reconocen a Guaidó como el presidente interino de Venezuela, y también respaldan a Leopoldo López como el principal exponente del retorno de la democracia al país, el financiamiento de Washington y la retórica de presión civil con protestas de calle que Guaidó ha convocado desde hace casi dos años, no serán herramientas suficientes para desmontar una estructura de monopolios, intereses y poder que va desde la élite militar, hasta la élite empresarial y política venezolana con Maduro en la cúpula.

Tras haber abandonado la Embajada de España en Caracas saliendo clandestinamente y en secreto para luego pasar la frontera con Colombia hasta Bogotá, partiendo de ahí en un vuelo directo hasta Madrid, el líder opositor venezolano ahora coordinará desde la capital española la plataforma internacional del simbólico Gobierno Interino de Juan Guaidó para ser el agente que mantenga comunicación constante con la Unión Europea a fin de solicitar nuevas sanciones que presionen la capacidad financiera del régimen de Maduro, lo que podría debilitar el aparato militar que lo sostiene en el poder pese a la grave crisis económica y social del país.

López ya está reunido con su familia en Madrid, España (salió a través de la frontera con Colombia, posiblemente por las rutas clandestinas llamadas "trochas"). La foto que publicó en su cuenta de Instagram junto a su esposa y sus tres hijos es histórica y muy simbólica porque representa una nueva estrategia de presión internacional, reflejada en un mensaje retórico de ‘libertad’, con la que el líder opositor Juan Guaidó y su equipo podrían generar más debilidad financiera en la estructura de poder del régimen de Maduro para forzarlo a negociar su salida bajo la coacción de Estados Unidos y la posible mediación de la Unión Europea. ¿Qué pasará? La crisis venezolana se intensifica.

¿Un nuevo punto a favor para la oposición?

Pero, ¿exactamente cómo podría contribuir Leopoldo López desde España al proyecto de transición de poder que Guaidó tanto ha promovido desde enero de 2019 con el objetivo de instalar en Venezuela un Consejo de Estado que convoque a elecciones presidenciales sin su participación y con Maduro fuera del juego? La meta es sacar al líder chavista de toda esfera de influencia política. Entonces, la solución a la crisis económica-social venezolana es claramente política, pues esa esa la naturaleza de su origen.

Es necesario partir de un punto clave; el padre de Leopoldo López, Leopoldo López Gil, es diputado en el Parlamento Europeo como representante de España, lo que podría ser un factor fundamental en la presentación, discusión y solicitud de ese organismo ante el Consejo y la Comisión Europea para imponer nuevas sanciones al Gobierno venezolano, posiblemente, nuevos embargos de armas y más suspensiones de los recursos financieros que el régimen de Maduro posee con su titularidad en cuentas bancarias dentro de territorio europeo, principalmente Suiza, que es el paraíso fiscal donde una buena parte de los altos jerarcas chavistas guardan sus patrimonios con fondos malversados provenientes del desfalco y las estructuras de corrupción en la estatal petrolera venezolana PDVSA.

Aunque serían medidas individuales sobre cada funcionario y no tienen un impacto directo en la potencial salida de Maduro del poder, sí podrían servir como un mensaje claro y contundente de la UE sobre su intención de contribuir a una negociación entre el chavismo y el sector de Guaidó (reconocido también por Europa) que desbloquee el conflicto en Venezuela y establezca un organismo que reforme el Estado y lleve al país a nuevas elecciones presidenciales para evitar un estallido social de proporciones iguales o mayores a la ola de protestas que sacudió las calles venezolanas en 2014 y 2017.

Además, desde territorio europeo, sería mucho más fácil logística y políticamente para Leopoldo López y los otros dirigentes opositores venezolanos aliados de Guaidó en el exterior (Antonio Ledezma en España, Julio Borges y Carlos Vecchio en EE UU), movilizarse hasta Washington para que el propio López, como representante de Guaidó -quien lo designó como Comisionado para el Centro del Gobierno Interino-, se reúna con las autoridades estadounidenses o incluso con el presidente Donald Trump (o Joe Biden si resulta electo después del 3 de noviembre), para diseñar nuevas estrategias que vayan mucho más allá de las sanciones financieras, comerciales y petroleras que la Casa Blanca (bajo la Administración Trump) ha impuesto sobre Maduro desde 2018. 

¿Qué tan útil puede ser Leopoldo López para Venezuela en el exilio?

¿Cuál podría ser esa eventual nueva estrategia? Generar un cerco diplomático que establezca un ultimátum sobre el Gobierno venezolano bajo la amenaza de una ruptura diplomática en cadena, es decir, mediante las salidas de los embajadores de cada país aliado de Guaidó y de EE UU en Venezuela si Maduro no negocia su dimisión o la entrega progresiva de cuotas de poder con una delegación de la oposición y bajo la mediación de la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Claramente, la presencia de López en territorio español también podría reforzar la posición diplomática de España ante la crisis venezolana, pues el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado una postura confusa y ambivalente sobre el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, pero sí podría ser un canal de comunicación de Leopoldo López con la Unión Europea para forzar ese escenario de negociación y mediación entre el régimen de Maduro y el gobierno interino de Guaidó en busca de una solución política a la grave crisis económica-social que viven los venezolanos, esto solo si las sanciones de la Casa Blanca no terminan de hacer mella en la estructura de poder del chavismo. La oposición ha movido sus piezas en el tablero para poner en jaque al régimen de Maduro, ¿cómo responderá Caracas a la presión de Bruselas y Washington bajo las influencias de Guaidó y Leopoldo López? @mundiario