El Gobierno y las plataformas indígenas ponen fin a las protestas en Ecuador

Firma del acuerdo de paz entre los manifestantes y el Gobierno ecuatoriano. / Ministerio de Gobierno del Ecuador
Firma del acuerdo de paz entre los manifestantes y el Gobierno ecuatoriano. / Ministerio de Gobierno del Ecuador

El paro nacional que duró 18 estresantes días llega a su final, toda vez que los colectivos que convocaron las manifestaciones firmaran un acuerdo con el presidente Lasso.

El Gobierno y las plataformas indígenas ponen fin a las protestas en Ecuador

Las violentas protestas que paralizaron por dos semanas al Ecuador llegan a su fin. Después de un sorpresivo anuncio durante la mañana de este jueves, las autoridades del Gobierno que preside el conservador Guillermo Lasso, junto a los líderes de las plataformas indigenistas que han promovido las manifestaciones, han suscrito un acuerdo de paz que termina de una vez por todas el paro nacional.

A sus 18 días de duración, el paro nacional ha dejado más de 500 heridos y unos seis muertos desde que comenzaron las protestas el 13 de junio, con fuertes enfrentamientos armados entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, que provocaron bajas de ambos bandos, saqueos, intervenciones de pozos petroleros, retenciones ilegales e incluso amenazas contra el resto de la ciudadanía.

El Gobierno y las plataformas indigenistas, encabezadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) han sellado un acuerdo televisado este jueves, que pone punto final a la crisis desatada en las calles. El Ejecutivo ecuatoriano se ha comprometido, entre todos los puntos propuestos por los manifestantes, a establecer una mesa de trabajo que se encargue de velar por el cumplimiento de los acuerdos en un periodo comprendido de 90 días.

Si los activistas consideran que los puntos no se han cubierto en esos plazos, retomarían las calles, han avisado. Pero desde Quito consideran que se cumplirán los objetivos, relacionados con la atención de las comunidades vulnerables en las zonas rurales del país, subsidiar los combustibles, condonar deudas y proteger el medioambiente.

Un desenlace sorpresivo

El lunes ambas partes habían comenzado el diálogo, pero un enfrentamiento entre manifestantes y militares en la Amazonía, esa misma noche, hizo que el Gobierno se levantara de la mesa, después de que un uniformado muriera. A pesar de las peticiones de los colectivos movilizados solicitando el retorno de las autoridades gubernamentales a conversar, el Ejecutivo parecía renuente.

Por eso cayó de sorpresa el anuncio de que ambas partes firmarían un acuerdo, que sería mediado por la Iglesia católica ecuatoriana como garante de paz. La Conferencia Episcopal del Ecuador aceptó, y a media tarde del jueves se suscribió el tratado.

No obstante, la Conaie ha reconocido que no han logrado su principal objetivo: el subsidio de 40 centavos de dólar por galón para los tres combustibles populares, cuando el Gobierno ofreció en cambio unos 10 centavos que correrían por su cuenta. Leonidas Iza, principal líder manifestante, defendió el acuerdo cuando, de último minuto, uno de los líderes de las otras dos plataformas se echó para atrás en el pacto, por considerarlo “insuficiente” y exigiendo más concesiones.

“Estamos haciendo grandes esfuerzos para mantener la unidad, pero que quede claro, compañeros, si la Fenocin no quiere reconocer este triunfo que lo deje vacío”, ha defendido Iza en respuesta a su compañero, Gary Espinoza, representante de una organización de campesinos, indígenas y afrodescendientes.

¿Qué puntos se acordaron en Ecuador?

El Gobierno ha acordado la rebaja del precio de los combustibles populares: diésel, extra y ecopaís. El Gobierno asumirá 15 centavos por cada galón que consuman los usuarios. Frente a los 40 centavos de dólar exigidos por la Conaie, Lasso había ofrecido una reducción de 10 centavos, destinando 266 millones de dólares al año al subsidio.

También se ha comprometido a modificar sus leyes, como la derogación de un decreto que permitía la actividad petrolera en la Amazonía con inversión privada, así como buscará frenar las concesiones mineras en áreas naturales protegidas, llamadas “zonas intangibles, áreas de recarga hídrica y territorios ancestrales de pueblos indígenas”.

Lasso había anunciado otros alivios económicos que serán integrados al acuerdo, como aumento de subsidios mensuales para las familias más pobres y condonación de deudas con la banca pública ecuatoriana. Además, se decreta un estado de emergencia para el sistema de salud pública del país y el Gobierno se ha comprometido a duplicar el presupuesto de la educación intercultural para las comunidades indígenas. @mundiario

El Gobierno y las plataformas indígenas ponen fin a las protestas en Ecuador
Comentarios