El expresidente de Honduras es detenido tras la solicitud de extradición de EE UU

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. RR SS.
Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. RR SS.

Juan Orlando Hernández fue arrestado sin oponer resistencia, después de que EE UU solicitara su extradición por presuntos delitos de narcotráfico.

El expresidente de Honduras es detenido tras la solicitud de extradición de EE UU

Quien fuera presidente de Honduras hasta hace tres semanas ha sido aprehendido por los cuerpos de seguridad de su país, sin oponer resistencia, después de que un juez firmara una orden de captura como respuesta a la solicitud de extradición que EE UU ya ha ordenado. Juan Orlando Hernández, actual expresidente de la nación centroamericana, ha sido acusado de mantener vínculos con el narcotráfico.

La solicitud internacional dio lugar a que la Policía Nacional de su país, en colaboración con organismos estadounidenses como la agencia antidrogas norteamericana (DEA). Los agentes rodearon el lunes en la noche al vecindario donde la vivienda Hernández está ubicada, en la capital de la ciudad, Tegucigalpa.

Varios agentes de la Policía Nacional, de las fuerzas especiales y hasta de los cuerpos militares levantaron barreras para cercar el perímetro. Hernández salió de su casa, esposado y con un chaleco antibalas, después de que los funcionarios con armas largas y pasamontañas entraran a proceder con el arresto.

Acusaciones por tráfico de narcóticos

Este martes fue arrestado después de que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) sostuviera una reunión de emergencia, donde se designó un juez principal que llevaría el caso, y que decidirá respecto a la orden emitida por EE UU para juzgarlo en ese país, donde su hermano, el excongresista Juan Antonio “Tony” Hernández, cumple cadena perpetua por tráfico de drogas y armas.

La diplomacia estadounidense informó que se le acusa de “conspiración para importar una sustancia controlada a los EE UU (...) con la intención y el conocimiento de que dicha sustancia sería importada ilegalmente a los EE UU”. También se le acusa de “usar o portar armas de fuego, o ayudarle a instigar al uso, el porte y la posesión de armas de fuego (...) ametralladoras y dispositivos destructivos”.

También se le acusa de portar y facilitar las armas de fuego en apoyo para el transporte ilícito de droga. La embajada norteamericana señaló que, en el primer cargo, se le acusa de haber transportado cerca de 500 toneladas de cocaína desde su país hasta EE UU, y de haber recibido sobornos del capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Hernández rechaza rotundamente las acusaciones, y argumenta que se trata de “una venganza” que estaría orquestada por líderes del narcotráfico encarcelados en EE UU.

Viabilidad del proceso

Melvin Duarte, portavoz de la CSJ, informó de que el juez designado por el Supremo tendrá que contemplar la extradición de Hernández. De acuerdo con medios locales, el proceso continúa con una audiencia inicial donde se leerán los cargos imputados para ser recluido en una base militar. Dos meses más tarde, se debería realizar otra audiencia donde EE UU presente sus evidencias para la extradición, y el juez tomará una decisión. Duarte indicó que el periodo puede durar, como mínimo, tres meses.

Si la decisión del juez designado favorece la extradición, Hernández tendrá tres días para apelar ante un tribunal de apelaciones, también comisionado por la CSJ. Ese juzgado tendrá cinco días para definir si se anula o no el proceso de extradición. En caso de que el juez considere como “no procedente” la orden de extradición, EE UU tiene oportunidad de apelar. @mundiario

El expresidente de Honduras es detenido tras la solicitud de extradición de EE UU
Comentarios