Estados Unidos celebra este mes el aporte y el crecimiento de su población hispana

Bandera estadounidense en una marcha. /  Thomas Hawk en Flickr.
Bandera estadounidense en una marcha. / Thomas Hawk en Flickr.

Según el Censo de 2020, casi uno de cada cinco norteamericanos es hispano, y más de la cuarta parte de los menores de 18 años son de esa etnia.

Estados Unidos celebra este mes el aporte y el crecimiento de su población hispana

En los Estados Unidos se está celebrando el Mes de la Herencia Hispana, que rinde tributo al rico y variado mosaico cultural de la comunidad hispana y sus cuantiosos aportes a la nación, mientras se observa un considerable aumento demográfico de este grupo.

El Mes de la Herencia Hispana tiene su origen en 1968, cuando se proclamó la Semana Nacional de la Herencia Hispana. Veinte años después, la celebración se extendió a un mes, del 15 de septiembre al 15 de octubre.

La población hispana crece

Según el Censo de 2020, que midió a la población estadounidense hasta el 1 de abril de ese año, hay 62,1 millones de hispanos en el país, el 18,7 por ciento de la población. Casi uno de cada cinco estadounidenses es hispano. En el censo anterior, en 2010, la proporción era de 16,3 por ciento.

En la misma fecha, el porcentaje de menores de 18 años de origen hispano en los Estados Unidos era del 25,7 por ciento. Es decir, poco más de la cuarta parte de todos los menores en el país son hispanos.


Quizá también te interesa:

El Censo revela un cambio enorme en la población de EE UU


 

Estamos presenciando un boom poblacional hispano en los Estados Unidos, con un mayor crecimiento en los estados de California, Florida, Illinois, Nueva York y Texas. Este incremento demográfico tendrá (ya tiene) visibles repercusiones en todos los sectores de la vida nacional, incluidas la cultura, la política, la inmigración y la forma de ver el mundo más allá de nuestras fronteras, sobre todo al otro lado de la frontera sur.

El incremento de la población hispana también tiene un impacto en la economía, desde luego: según datos del Centro Selig de Crecimiento Económico de la Universidad de Georgia, el poder adquisitivo de la comunidad hispana ha crecido considerablemente desde 1990. En ese año era de 213.000 millones de dólares, y actualmente es de 1,9 billones de dólares.

El aumento del poder adquisitivo de los hispanos tiene que ver, entre otros factores, con la elevación del nivel educativo: en 2020, el 20,8 por ciento de los hispanos de 25 años en adelante tenía un título universitario.

Pobreza y discriminación

El auge de la población hispana, sin embargo, no carece de contratiempos. La tasa de pobreza se ha reducido, pero en 2020 todavía era de más del 15 por ciento, según la Oficina del Censo, solo superada por el índice de pobreza entre la población afroamericana.

La discriminación es otro mal que lamentablemente perdura. Más del 70 por ciento de los hispanos opina que hay discriminación contra su comunidad, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Harvard. Pero los prejuicios cederán cada vez más ante el crecimiento demográfico hispano y su mayor peso en la vida social y en la actividad política.

En su libro El espejo enterrado, el escritor mexicano Carlos Fuentes pone las siguientes preguntas en boca de un trabajador inmigrante proveniente de México que acaba de entrar en los Estados Unidos cruzando la frontera: “¿Acaso no ha sido esta siempre mi tierra? ¿Acaso no estoy regresando a ella?” En efecto, la presencia hispana en Norteamérica es más antigua que la del grupo actualmente mayoritario, el blanco de origen anglosajón. Los primeros colonizadores ingleses llegaron a Plymouth en el Mayflower en 1620, pero en 1565, más de medio siglo antes, los españoles habían fundado la ciudad de San Agustín en el noreste de la Florida, y Juan Ponce de León buscaba la Fuente de la Juventud en esa península a principios del siglo XVI.

En el mismo libro, Carlos Fuentes señala que la hispanidad en los Estados Unidos “constituye no solo un hecho político o económico. Es, sobre todo, un hecho cultural. Toda una civilización ha sido creada en los Estados Unidos con un pulso hispánico”.

En el Mes de la Herencia Hispana, evocamos y celebramos la civilización hispana que Fuentes describió con maestría literaria, una civilización que constituye una parte indisoluble del mosaico norteamericano desde la época en que la nación comenzó a conformar su identidad. @mundiario 


Lee mi libro Biden y el legado de Trump, publicado por Mundiediciones.

Estados Unidos celebra este mes el aporte y el crecimiento de su población hispana
Comentarios