Empeora la crisis en Ecuador: el Gobierno no levantará el Estado de excepción

Destrozos en las instalaciones del Banco Guayaquil en protestas en Ecuador. / RR.SS.
Destrozos en las instalaciones del Banco Guayaquil en protestas en Ecuador. / RR.SS.

Las plataformas indigenistas exigen la desmilitarización de seis provincias para sentarse a dialogar con el Ejecutivo, que pide iniciar las conversaciones “sin condiciones”

Empeora la crisis en Ecuador: el Gobierno no levantará el Estado de excepción

Las protestas en Ecuador se recrudecen. Este miércoles las autoridades del Gobierno se han negado a ceder a las demandas de los manifestantes e instan a las plataformas movilizadas a sentarse en la mesa de diálogo. Mientras que los indígenas exigen principalmente el levantamiento del Estado de excepción en unas seis provincias donde se han registrado los más violentos hechos para empezar a negociar.

El ministro de Gobierno del Ecuador, Francisco Jiménez, ha comparecido ante los medios de comunicación, informando que el Ejecutivo no acepta las condiciones impuestas por los grupos indigenistas para iniciar a dialogar entre las partes para buscar una salida al paro que cumple 11 días este jueves.

El movimiento indigenista que dirige el recientemente liberado Leonidas Iza, que exige medidas como la regulación del precio de los combustibles o la regulación de los productos agroalimentarios, ha insistido en que para conversar las autoridades primero se debe eliminar el Estado de excepción y la dotación policial que protege a la capital Quito, con la que unos 10.000 indígenas se han enfrentado tras penetrar la ciudad esta semana.

Desde el Gobierno del conservador Guillermo Lasso, consideran que es más viable sentarse “de una vez a negociar” sin condiciones, en aras de que las soluciones sean rápidas y fluidas. “No podemos levantar el estado de excepción porque eso es dejar indefensa la capital... primero hay que sentarse a conversar, a hablar, hay que poner los temas sobre la mesa”, responde el ministro Jiménez en su alocución.

Al menos 18 policías están desaparecidos

En el país suramericano se han venido suscitando varias jornadas violentas en los últimos días, toda vez que los manifestantes se han enfrentado a la Policía. Se han registrado numerosos destrozos a bienes públicos y privados, desapariciones forzadas, retenciones ilegales, saqueos, intervenciones de centros de producción, amenazas por parte de los manifestantes contra los productores que no se unen a la protesta y dos fallecidos hasta el momento.

Tras un ataque de los grupos indigenistas, contra las instalaciones de la Policía en la ciudad amazónica de Puyo, al norte, las fuerzas de seguridad denunciaron que un total de 18 uniformados se encuentran desaparecidos. De acuerdo con el ministro del Interior, Patricio Carrillo, en ese enfrentamiento habría fallecido el segundo manifestante, seis agentes sufrieron "heridas con traumas severos y con perdigones" y otros dos fueron retenidos por los indígenas.

"La turba empieza a buscar incendiar con personal policial todavía al interior de los patrulleros, empieza a realizar saqueos, la quema de instalaciones público-privadas como el Banco de Guayaquil, como la Cruz Roja, hasta terminan incendiando las instalaciones de la policía en el centro de la ciudad", denunció Carrillo.

Por su parte, la plataforma que encabeza la protesta, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), ha denunciado abusos de la Policía, mientras que los uniformados alegan que los manifestantes son violentos, portan armas e incluso manejan explosivos. Unos 114 oficiales han resultado heridos y 106 personas detenidas. Y en lo que va de más de una semana del Paro Nacional, han comenzado a sentirse los efectos del desabastecimiento y las restricciones al libre tránsito de la ciudadanía.

Empeora la crisis en Ecuador: el Gobierno no levantará el Estado de excepción
Comentarios