Buscar

EE UU anuncia nuevas sanciones contra Nicolás Maduro por compra ilegal de armas a Irán

Otra nueva medida de presión total sobre el régimen chavista podría surtir efecto en el debilitamiento de ese sistema de poder que mantiene su control militar y político en Venezuela pese a la grave crisis interna.
EE UU anuncia nuevas sanciones contra Nicolás Maduro por compra ilegal de armas a Irán
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, durante declaración sobre la implementación de estas nuevas sanciones desde la Casa Blanca, Washington DC / Infobae.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, durante declaración sobre la implementación de estas nuevas sanciones desde la Casa Blanca, Washington DC / Infobae.

La estrategia del país más poderoso del mundo para socavar al régimen autoritario más peligroso y radical de América Latina, continúa avanzando en intensidad y precisión contra la estructura financiera que sostiene a ese poder en un país que atraviesa la peor crisis económica-social de su historia. Washington avanza sin tregua contra el sistema de control del régimen comunista venezolano.

Y es que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció este pasado lunes una serie de sanciones contra el presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro, y contra el ministro de Defensa de Irán por considerar que ambos violaron el embargo de armas que pesa sobre la República Islámica de Irán.


Quizás también te interese:

EE UU y Brasil aseguran que Venezuela “verá caer” a Nicolás Maduro


Esto implica que ambos países, considerados como Estados forajidos por parte de la Casa Blanca en sus respectivas regiones; América Latina y Medio Oriente. El objetivo de Washington se basa en minar la conexión entre Caracas y Teherán para evitar que el régimen de Maduro compre armas al régimen teocrático de Hassan Rohani (presidente de Irán), pues la Administración de Donald Trump busca bloquear cualquier mecanismo con el que el Gobierno de Venezuela se equipe mediante un vasto arsenal y con los envíos de gasolina que Irán realiza al país sudamericano cada dos meses.

“No importa quién seas, si violas el embargo a Irán, te enfrentarás a sanciones”, avisó en una rueda de prensa Pompeo, quien también anunció sanciones contra el programa nuclear iraní dedicado, supuestamente, a fines civiles y contra otras entidades e individuos de ese país.

El objetivo de la Casa Blanca

Por lo tanto, al cortar la cooperación entre dos regímenes totalitarios amparados en el monopolio de la fuerza del Estado, como los de Venezuela e Irán, EE UU logra debilitar la bases que sostienen al Gobierno sobre el cual tiene una mayor urgencia de derrocar, que en este caso es el venezolano, pues la crisis interna del país sudamericano está al borde de un colapso perenne que podría prolongar el desgaste económico y social a niveles inconmensurables de forma indefinida. 

“Durante casi dos años los funcionarios corruptos de Teherán han trabajado con el régimen ilegítimo de Venezuela para burlar el embargo de armas de la ONU. Nuestras acciones de hoy son una advertencia que debería ser escuchada en todo el mundo”, añadió el jefe de la diplomacia estadounidense.

Desde 2015 y tras un acuerdo con potencias como Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y Rusia, sobre Irán pesa un embargo de armas aprobado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para evitar que Irán desarrolle una bomba nuclear o misiles nucleares, así como para impedir que tenga acceso al mercado negro de armamento de guerra para comercializar esas peligrosas mercancías con Gobiernos, como el de Venezuela, que se sostienen en la fuerza militar para controlar a sus poblaciones, dominar territorial-políticamente al país y mantener el poder contra cualquier tensión social o intento de sublevación. 

Estados Unidos asegura que “Irán podría tener suficiente material fisible para un arma nuclear hacia fin de año”, y que “Teherán retomó la cooperación de misiles de largo alcance con Corea del Norte, que tiene armas nucleares”, detalló Pompeo.

El impacto de esta nueva sanción sobre el régimen de Maduro

Entonces, lo que concretamente genera como efecto directo esta nueva sanción de Washington sobre Maduro es reducir aun más su capacidad para maniobrar sus balances financieros personales, es decir, obstruye los flujos de capitales que están bajo el dominio y la titularidad de Nicolás Maduro con dinero proveniente de esquemas de corrupción o lavado de dinero, de acuerdo con la información de inteligencia estadounidense. 

En la medida que el régimen venezolano sufra una pérdida progresiva de fondos por el congelamiento de cuentas, y bloqueos a transacciones monitoreadas por el Departamento del Tesoro de EE UU sobre los movimientos de Maduro y su cúpula en cuentas domiciliadas en Suiza o Panamá por tratados de cooperación interbancaria y de inteligencia de Washington, podría abrirse una ruptura que debilite la estructura de apoyos en todos los monopolios (militar, político y empresarial) que sostienen al líder chavista en el poder a pesar de la extrema e intolerable crisis económica y multidimensional que vive Venezuela. @mundiario