Buscar

Donald Trump: “Algo va a pasar con Venezuela y Estados Unidos estará muy involucrado”

Esta declaración deja entrever que el objetivo del Gobierno estadounidense se basa en desmontar todo el sistema de poder militar, político y empresarial que sostiene a la cúpula del régimen de Nicolás Maduro en el poder.
Donald Trump: “Algo va a pasar con Venezuela y Estados Unidos estará muy involucrado”
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la entrevista ofrecida a la cadena Telemundo donde hizo esa llamativa declaración sobre la crisis de Venezuela / Los Angeles Times.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la entrevista ofrecida a la cadena Telemundo donde hizo esa llamativa declaración sobre la crisis de Venezuela / Los Angeles Times.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

Durante décadas, América Latina ha sido la región más estratégica mediante la cual Estados Unidos ha consolidado e impulsado la expansión de sus intereses, brazos de dominio y esquemas de influencia diplomática, financiera, militar, energética y tecnológica. Pero hay un país muy peculiar en esa zona que Washington denomina su “patio trasero”, donde el punto de inflexión de la agenda de la Casa Blanca se podría convertir, a largo plazo, en la multiplicación de la economía, el sistema de gobierno, el comercio y la tecnología estadounidense en la nación más inestable y volátil de América del Sur; Venezuela.

Washington lo tiene claro. Lo que pase en el país petrolero será clave en el futuro de la nación y de la región, pues es la puerta de entrada (a Sudamérica, llena de recursos naturales) y salida (a Europa y Asia) en una posición geopolítica envidiable que le daría una mayor proyección comercial e incluso militar para dominar el Mar Caribe y el Océano Atlántico. A esas razones se debe el interés de la potencia norteamericana en el país caribeño.


Quizás también te interese:

Trump promete “luchar por los venezolanos” en una visita electoral a Miami en plena pandemia


Y es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó una declaración que abre lugar a varias interpretaciones y escenarios que podrían modificar la convulsa realidad política y económica que sacude a Venezuela justo en medio de la pandemia de coronavirus. “Algo va a pasar con Venezuela y Estados Unidos va a estar muy involucrado. Eso es todo lo que puedo decirte, algo va a pasar”, aseguró Trump en una entrevista rápida al canal Telemundo luego de reunirse con funcionarios del Comando Sur para discutir sobre la operación antidrogas que EE UU realiza en el Caribe por la presunta implicación de Venezuela como puente de tránsito de los flujos de la droga que circulan hacia el país norteamericano y hacia Aruba.

“Venezuela era un país rico hace 15 años y fue destruido por dos personas (el ex presidente Hugo Chávez y el actual presidente -de facto- Nicolás Maduro), pero por un sistema, un sistema horrible, llámalo como quieras, pero es un sistema horrible”, dijo Trump.

La estrategia de fondo de EE UU

Esta declaración deja entrever que el objetivo del Gobierno estadounidense se basa en desmontar todo el sistema de poder militar, político y empresarial que sostiene a la cúpula del régimen de Nicolás Maduro en el poder, que se ampara en una estructura financiera compuesta por las rentas y flujos de capitales que el Gobierno venezolano obtienen de la venta ilícita de oro y, según informes de inteligencia de la Casa Blanca, del narcotráfico. 

Por esta razón, las sanciones de Washington apuntan hacia los bienes financieros personales y colectivos de los funcionarios del Estado venezolano, pues así se cortan las redes de circulación de dinero, especialmente en dólares y euros, que los funcionarios chavistas y sus testaferros movilizan para alimentar la estructura de intereses que existe en la jerarquía de altos generales del Ejército y toda la Fuerza Armada venezolana que mantienen y blindan el control absoluto de Maduro en el poder y en todos los ámbitos del país.

¿Trump duda de Guaidó?

Trump también aclaró que no ha dejado de apoyar a Juan Guaidó (líder opositor reconocido por EE UU y otros 54 países como presidente encargado de Venezuela). Sin embargo, el presidente estadounidense aseguró que Guaidó “perdió fuerza”.

Sin duda, la óptica del jefe de la mayor potencia mundial sobre la crisis venezolana pasa por crear una plataforma de contrapoder basada en la delegación del poder financiero, político y diplomático de EE UU para socavar el control del régimen chavista, aunque Washington no ha especificado cómo logrará que se produzca una ruptura en el orden militar interno, que es el mecanismo que realmente sostiene a Maduro en el poder más allá de las elecciones que, presuntamente y con cuestionamientos, ha ganado el gobierno chavista en los últimos tres años.

“Apoyo al que tenga el apoyo de los venezolanos. En este momento, Guaidó parece ser la persona elegida, pero que perdió cierto poder”, aseguró el mandatario en la entrevista para Telemundo. 

En junio, en una entrevista ofrecida al portal informativo Axios, el presidente Trump dijo que no descarta reunirse con Nicolás Maduro, a quien durante años EE UU ha acusado de “oprimir a los venezolanos”. “Quizá lo pensaría. A Maduro le gustaría. Y yo nunca me opongo a las reuniones. Sabes, rara vez me opongo a las reuniones”, respondió al ser preguntado sobre esa posibilidad. 

Pero las dudas no embargan a Trump con respecto a su apoyo a Guaidó, pues el mandatario no se guía por figuras políticas, sino por estrategias claras y concisas, razón por la cual ya muestra poca confianza en el líder opositor. “Podría haber vivido con o sin eso”, dijo al ser preguntado sobre si se arrepiente de haber dado su respaldo a Guaidó como “presidente interino”. “Pero yo estoy firmemente en contra de lo que está pasando en Venezuela”, enfatizó el jefe de la Casa Blanca.

¿A qué se refiere Trump al decir que "algo va a pasar con Venezuela"?

No se descarta que esa contundente afirmación de Trump, en la que parece muy seguro de su accionar con respecto a Venezuela, consista en la posible imposición de nuevas sanciones financieras a los ocho generales que comandan la élite militar que sostiene a Maduro en el poder, entre ellos, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y el comandante de la Fuerza Armada, Remigio Ceballos.

Asimismo, EE UU podría decretar un bloqueo naval definitivo en las costas venezolanas mediante la conformación de un perímetro de seguridad estratégica que envíe un mensaje de disuasión a Maduro para que negocie o entregue el mando del país. En ese escenario, sería una vía de presión militar indirecta que podría hacer recular y ceder posiciones al estamento armado venezolano, que cuenta con arsenal ruso de alto calibre.

La agenda de la Casa Blanca también se ha basado mucho en la retórica. Y es que en un momento indeterminado, el discurso de Washington podría cambiar y tornarse más radical en la medida que Trump busque activar los efectos de la premisa de su política exterior hacia Venezuela, que es esta famosa y reiterada frase: “Todas las opciones están sobre la mesa, incluida la opción militar”, la cual emitió por primera vez Donald Trump en 2018 y de ahí en adelante comenzó a ser reiterada y ratificada por el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, y el entonces asesor de Seguridad Nacional, John Bolton. @mundiario