Buscar

Denuncian que Maduro intentó llevarse 25 millones de euros de España a Rusia

Es así cómo queda en evidencia que la pugna por el poder en Venezuela entre las dos fuerzas políticas del país se ha convertido en una estructura compuesta por dos corporaciones políticas construidas sobre el lucro del dinero.
Denuncian que Maduro intentó llevarse 25 millones de euros de España a Rusia
El presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro / El Nacional.
El presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro / El Nacional.

El poder envilece. Así bien lo reza una sencilla premisa política y social que es usualmente enseñada en algunas universidades de Venezuela. Es un corto pero potente argumento que encaja con el accionar de la élite política, militar y empresarial que hoy tiene control absoluto del país sudamericano; el régimen neocomunista de Nicolás Maduro.

Y es que justo en medio del recrudecimiento de la crisis económica en la nación petrolera por el impacto que la pandemia de coronavirus ha tenido sobre la población, que ya arrastraba consigo una estancada involución económica marcada por la inflación, el hambre, el desempleo y la pobreza, un nuevo hecho que demuestra la rebatiña por los recursos del Estado venezolano ha salido a la luz pública cuando la confrontación entre los gobiernos de Nicolás Maduro y Juan Guaidó por el control del poder en Venezuela ha llegado a su punto cumbre.


Quizás también te interese:

El régimen de Maduro afianza su control político con la extensión de la cuarentena hasta diciembre


Enrique Castells, comisionado especial designado por Guaidó (reconocido como presidente interino de Venezuela por 55 países) para la administración de los recursos minerales del país, denunció que Maduro, presidente de facto de la República, intentó llevarse a Rusia en enero de este año unos 25 millones de euros en fondos del Estado venezolano depositados en España, que pertenecen a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), una empresa estatal encargada de la producción de metales e insumos industriales del país.

Esto implica que el líder chavista, presuntamente, tenía la intención de extraer de forma ilícita, pese a que tiene control legal de muchos activos del Estado, los recursos públicos de una empresa cuya administración es reclamada por el gobierno de Guaidó, aunque ese litigio en particular no ha sido llevado a instancias legales nacionales ni internacionales.

En declaraciones al periódico español El Mundo, reseñadas por el diario venezolano El Nacional, Castells aseguró que “Maduro intentó cerrar las cuentas bancarias de la CVG en España y llevarse 25 millones de euros a Moscú (Rusia)”. “Me avisaron nuestros abogados y cogí un vuelo a Madrid para evitarlo”, dijo el funcionario del gobierno interino de Guaidó.

De esta forma, pudo haberse generado una maniobra financiera en la que el Gobierno venezolano, controlado por Maduro, se hiciera con el control de unos capitales que legalmente pertenecen de forma directa a una empresa del Estado, mas no a la administración ministerial del gabinete de Maduro.

“Ahora mismo el dinero está bloqueado a pesar de que la ley española es bien clara, el poder lo tiene el administrador único de la sociedad y somos nosotros (el gobierno de Guaidó)”, indicó Castells. Agregó que interpusieron una denuncia contra los funcionarios designados por Maduro en la CVG, que, según dijo, “intentaron con documentación falsa del Gobierno venezolano llevarse el dinero a Rusia”.

“España tiene intereses personales con el régimen de Maduro que no tienen nada que ver con lo legal”, señaló el comisionado venezolano, quien además dijo que “a las autoridades estadounidenses les sorprende la actitud de España”.

Es así cómo queda en evidencia que la pugna por el poder en Venezuela entre las dos fuerzas políticas del país se ha convertido en una estructura compuesta por dos corporaciones políticas construidas sobre el lucro de los capitales que tanto el gobierno de Maduro como el de Guaidó han amasado por sus conexiones internacionales; el chavismo, con el petróleo que vendió a Rusia y China, sumado al oro que vendió a Turquía en euros, así como también la oposición se enriqueció mediante los más de 400 millones de dólares en financiamiento que el Gobierno de Guaidó ha recibido de Estados Unidos y la Administración de Donald Trump, que lo reconoce como presidente interino del país, aunado al control que este mantiene sobre la filial productora de gasolina de PDVSA en Texas (EE UU), Citgo, que tiene un valor de mercado de 15.000 millones de dólares. @mundiario