Buscar

Perú: en defensa de la Constitución de 1993

El Perú necesita una verdadera Transición, al estilo de la española en 1978, donde se deje cualquier odio y el maniqueísmo de “buenos” o “malos” o “decentes” o “corruptos”.
Perú: en defensa de la Constitución de 1993
Comisión de Constitución del Congreso de la República del Perú.
Comisión de Constitución del Congreso de la República del Perú.

Me anticipo a la mayor batalla política peruana que ya se está afrontando que es el pedido de cambio de Constitución venido por los sectores más intolerantes y radicales de la política peruana. Los que admiran a las longevas dictaduras cubana, nicaragüense y venezolana pretenden replicar el “modelo” de hambre y miseria de estos hermanos pueblos con otra Constitución. Sin duda alguna, es la soberbia del “intelectual social progre” que pretende cambiar la realidad desde un cómodo escritorio, sin conocer todos los departamentos peruanos. Terrible. La pregunta valedera es la siguiente: ¿Por qué se debe mantener la Constitución de 1993?

Para quienes no me conocen, les digo que no soy ni militante ni simpatizante con el fujimorismo ni tengo ninguna relación laboral con ningún congresista fujimorista. En base a esta verdad, les digo lo siguiente:

Primero: En 200 años de vida republicana, el Perú ha tenido 13 constituciones que son las siguientes: La Constitución de 1923, la Constitución Vitalicia de 1926, la Constitución de 1928. La Constitución de 1934, la Constitución de la Confederación Perú – Boliviana de 1937, la Constitución de 1939, la Constitución de 1856, la Constitución de 1860, la Constitución de 1867, la Constitución de 1920, la Constitución de 1933, la Constitución de 1979 y la actual que data del año 1993. Pensar que una constitución catorceava resolverá todos los problemas del país por arte de magia es una supina experiencia. Además, las grandes potencias occidentales y democráticas, no cambian las Constituciones cada 30 años, en Inglaterra no hay Carta Magna, pero es un Estado del primer mundo, lo que hacen son enmiendas porque el Estado de Derecho y el Imperio de la Ley prevalece sobre cualquier intentona politiquera antojadiza.

Segundo: Es cierto que el gobierno de Fujimori fue autoritario y cometió delitos por los cuales los responsables están pagando una prisión, lo que me parece aceptable porque vivimos en un Estado de Derecho, pero los que se “olvidan” con mucha intención es que el Congreso Constituyente Democrático, que redacto la actual Constitución, estuvo integrado por 8 diputados del PPC, 7 diputados del extinto FIM, 6 diputados de Renovación, 4 diputados del Movimiento Democrático de Izquierda integrado por Henry Pease y Gloria Helfer, 4 diputados de la Coordinadora Democrática, 3 diputados del Frente Nación al de Trabajadores y Campesinos de Roger Cáceres Velásquez, 2 diputados del FREPAP, 1 diputado de Solidaridad y Democracia y 1 diputado del Movimiento Independiente Agrario sumado a que postularon fuerzas políticas socialistas como el Movimiento Independiente Nuevo Perú y el Partido Socialista del Perú. Es decir, por lo menos 4 fuerzas de “izquierdas” postularon como el Movimiento Democrático de Izquierda, el FRENATRACA, Nuevo Perú y el partido fundado por José Carlos Mariátegui sumado a que distinguidos dirigentes de la “izquierda” estuvieron sentados en el CCD como Pease, Helfer, y Cáceres. Después, no mientan al decir que no participaron en la redacción de la Constitución de 1993 sumado que el concepto de la revocatoria a las autoridades municipales fue ideado por Pease y Helfer. Para quienes no lo sabían, ahora ya lo saben. Lo cierto es que Pease pretendía extenderlo para los congresistas y el Presidente de la República, pero los diputados fujimoristas no lo permitieron.

Tercero: Luego de reflexionar sobre la historia peruana, el tema principal es el modelo económico que es lo cereza de la torta que desea derrocar los sectores más radicales. Sin duda alguna, desean emular la absoluta pobreza que hay en Cuba y Venezuela por culpa de las dictaduras que los gobiernan que aplican recetas fracasadas como la autarquía económica, un absurdo control de precios y una hiper regulación de todo. La historia desde la toma del poder de los bolcheviques en Rusia demuestra que el socialismo solo termina en hambre, miseria y totalitarismo. Lo también cierto es que el actual modelo económico liberal, de la Constitución de 1993, generó una riqueza económica por el cual, en 25 años, la pobreza era del 60% y se redujo hasta el 22%, claro antes de la vil propagación, muy precipitada, del virus de Wuhan sumado a que el actual modelo económico ha permitido una enorme movilidad social al grado que millones de mestizos somos profesionales. Tremenda realidad que muchos de nuestros abuelos ni bisabuelos lo fueron ni se imaginaron que sus descendientes lo serían. Parafraseando a Clinton, en el debate con Bush padre, “es cuestión económica…”

Sería un suicidio colectivo que los jóvenes de distritos limeños mesocráticos, con opulencia económica valga la redudancia, terminen desechando la Constitución que ha dado riqueza a sus padres que les han comprado la mejor ropa, el mejor celular y los viajes todo pagado.

Personalmente, me niego a creer que los sectores A, B y C sean tan obtusos en desechar la economía que es muy fundamental en la vida de todo ser humano por falaces cuestiones morales cuando lo que siempre importa es tener la olla llena, no falsos sermones de moral cuando ni los más pequeños comen en casa.

Cuarto: La Ciencia Política permite comparar por lo cual es válido mencionar que la convocatoria a dos referéndum: El primero para cambiar la Constitución y el segundo para validar la “mesiánica” Constitución más la votación para elegir los constituyentes nos costaría S/. 1, 099,644,316.00 botados en una aventura política cuando el Perú requiere la inmediata construcción de cientos de hospitales modernos, colegios y carreteras sumado a que la existencia de una Asamblea Constituyente nos generaría un gasto de S/. 615, 000,000. 00. Es decir, el gasto total superaría los S/. 1, 624,644,00.00 cuando hay prioridades sociales más importantes como la salud y colocar agua potable para los 31 millones de peruanos que residimos en el Perú. A estos aventureros políticos les digo: ¿Saben que en Lima más de un millón de peruanos no tienen agua potable que residen en Asentamientos Humanos en Ancón, Cieneguilla y Pachacamac? Ahora, ya lo saben.

Lo más increíble de todo es que pretenden cambiar una Constitución, que ha generado riqueza, que muchos no han leído. La Nación peruana está ante su mayor peligro en toda su vida republicana.

P.D.1.: Como peruano deseo el éxito del gobierno de Sagasti porque será el éxito del Perú, pero veo que los aliados del actual gobierno también irían por su cargo. Cuidado con el Frente Amplio.

P.D.2.: El Perú necesita una verdadera Transición, al estilo de la española en 1978, donde se deje cualquier odio y el maniqueísmo de “buenos” o “malos” o “decentes” o “corruptos”. Busquemos la armonía y la concordia entre los peruanos. @mundiario