El Congreso de Nicaragua inicia el cierre de universidades por oponerse al régimen

Aula universitaria. / RR SS
Aula universitaria. / RR SS

El Parlamento que controla el oficialismo ha decidido ilegalizar casi una quincena de asociaciones privadas, entre universidades y ONG, por ser críticos de Daniel Ortega.

El Congreso de Nicaragua inicia el cierre de universidades por oponerse al régimen

El legislativo nicaragüense, en sus primeras dos semanas de haber asumido sus funciones, ha cerrado 14 asociaciones y universidades en el país, retirándoles sus personalidades jurídicas, afectando a miles de estudiantes que ahora permanecen en un “limbo”, como represalia por haber participado en las protestas antigubernamentales de 2018.

Durante la sesión del pleno, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que goza de la mayoría absoluta con 75 de los 90 escaños, ha decidido ilegalizar estas instituciones ligadas a la Iglesia católica, una de las principales voces opositoras contra Daniel Ortega, por petición del Ministerio de Gobernación, organismo que las acusa de no cumplir con las normas de transparencia del país.

Según esta cartera, estas entidades donde se destacan cinco universidades privadas y varias organizaciones no gubernamentales (ONG), han “obstruido el proceso” de verificación a los que son sometidas las organizaciones civiles sin fines de lucro, al no constituir los reportes que el Gobierno les exige durante su vigilancia y escrutinio. Por lo tanto, según el Ministerio, violan la ley.

Derrumban un símbolo

Entre las casas de estudio superiores figuran la emblemática Universidad Politécnica de Managua (UPOLI), donde cientos de alumnos se atrincheraron en sus aulas por casi dos meses para protegerse de la fuerte represión policial, durante una serie de protestas contra una reforma a la seguridad social en abril de 2018.

Las otras instituciones educativas cerradas son la Universidad Católica Agropecuaria del Trópico (Ucatse); Universidad Popular Nicaragüense (UPONIC), Universidad Paulo Freire (UPF) y Universidad Nicaragüense de Estudios Humanitarios (UNEH). Las demás son asociaciones civiles de carácter privado.


Quizá también te interese:

Declaran culpables a opositores de Ortega por delitos contra la soberanía de Nicaragua

Ortega asume por quinta vez la presidencia de Nicaragua entre excelentes relaciones con China y Rusia

La dinastía Ortega quedó abandonada


Aunque el Consejo Nacional de Universidades (CNU), órgano rector de la educación superior del Estado, ha prometido que “garantizará” que todos los alumnos puedan culminar sus estudios, el colectivo estudiantil ha calificado estas acciones como “un golpe muy fuerte a la educación”, y advierten sentir temor por la “incertidumbre que esto provoca”.

Aunado a ello, muchos estudiantes advierten de que esta se trata también, de una medida destinada a menoscabar la libertad en los métodos de enseñanza, los valores académicos, y la autonomía universitaria.

Más represalias contra la disidencia

Parece ser que el régimen de Daniel Ortega llegó con todo este 2022, después de iniciar esta semana los juicios penales de al menos 46 presos políticos, detenidos durante la precampaña electoral del año pasado, donde siete precandidatos presidenciales, periodistas, dirigentes sociales y gente del común fueron encarcelados arbitrariamente y ahora son sometidos a un juicio expedito de una sola audiencia.

Este miércoles se los tribunales encontraron culpable por el delito de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”, a Ana Margarita Vijil, miembro de la resistencia sandinista Unión Demócrata Renovadora (Unamos), conformada por antiguos miembros del FSLN y exaliada del guerrillero y actual presidente Ortega.

Después de pasar 235 días incomunicada en una celda, se presentó el miércoles en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), y se convirtió en la primera dirigente política del grupo enjuiciada bajo las nuevas leyes promulgadas en 2020, y acusada de auspiciar una injerencia extranjera de “desestabilización gubernamental” dirigida desde Washington.

También uno de los primeros detenidos que ha sido declarado culpable es Yader Parejón, integrante de la Asociación Madres de Abril, después de que su hermano Jimmy falleciera producto de un disparo en el pecho, presuntamente ejecutado por un paramilitar mientras acompañaba una manifestación estudiantil en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) en mayo de 2018. @mundiario

El Congreso de Nicaragua inicia el cierre de universidades por oponerse al régimen
Comentarios