Buscar

Los cabos sueltos del Gobierno de Trump empañan su figura a cuatro días de las elecciones

¿Es una casualidad que la revelación de un alto ex funcionario del Departamento de Seguridad Nacional se haya dado en la recta final de la campaña o es realmente una causalidad?
Los cabos sueltos del Gobierno de Trump empañan su figura a cuatro días de las elecciones
Casa Blanca. / RR SS.
Casa Blanca. / RR SS.

Aunque no es sorpresa que el actual presidente de Estados Unidos sea una persona beligerante, polémica y controvertida -lo que explica en buena parte el clima de fragmentación de la sociedad norteamericana de hoy-, sí es un verdadero impacto el enorme flujo de información clasificada que deja de estar encriptada en los archivos del sistema de inteligencia estadounidense para salir a la luz pública y causar un terremoto político sobre uno u otro candidato a solo cuatro días de las elecciones presidenciales más importantes del mundo.

Por su naturaleza individual y política, adquirida con el paso de estos últimos cuatro años en el Gobierno tras haber surgido como un outsider contra el establishment burocrático-partidista que por años ha gobernado EE UU, Donald Trump es el candidato que más ha tenido que sortear la avalancha mediática que, con pruebas fehacientes, demuestra la actitud y la mentalidad con las que el mandatario toma decisiones muy arriesgadas al frente de la primera potencia mundial. 


Quizás también te interese:

Las encuestas colocan a Trump por delante en Texas, el segundo estado más importante de las elecciones


La lupa de la prensa ya no solo está puesta en sus escandalosas declaraciones de impuestos filtradas por The New York Times, sino también en la revelación del autor de la columna anónima contra la Casa Blanca; Miles Taylor, exjefe de Gabinete del Departamento de Seguridad Nacional.

Ese ‘anonymous’ que emergió como un disidente de la estructura de poder de Trump en Washington DC, lanzó una bomba mediática que podría costarle votos al candidato republicano debido al desprestigio que se instala en la percepción de la mayoría de la comunidad latina hacia él, que es demográfica y electoralmente fundamental para decidir quién será el próximo presidente de EE UU. La razón: ese segmento se concentra en un 70% en Florida, el estado más codiciado para el 3 de noviembre.

Además de revelar que la nueva ‘política migratoria’ de Trump consiste en la intención del mandatario de ordenar disparos en las piernas a los inmigrantes que caminan desde México para evitar que lleguen a la frontera y crucen hacia Estados Unidos, Taylor recordó en su artículo que un funcionario de su propio Gobierno escribió, hace más de dos años, que Trump era “inmoral, impetuoso, conflictivo y mezquino”.

En un doble flanco, la actitud prácticamente criminal del presidente estadounidense por pretender obstruir el paso migratorio ilegal con el uso de la fuerza del Estado en territorio mexicano, podría costarle miles de votos de ciudadanos mexicanos que tienen residencia legal permanente o ciudadanía en EE UU y que votarán el próximo martes, mientras que los calificativos de ese funcionario alegado por Taylor sobre la personalidad arrogante de Trump en el ejercicio de su cargo, tendrían un efecto sociopolítico muy expansivo por la percepción pública de que no habría confianza de la población civil en un presidente que administra un país tan poderoso con esos antivalores (inmoralidad, mezquindad y conflictividad). De darse este escenario, la pérdida de intención de voto arroparía varios puntos porcentuales de las encuestas donde Trump ya tiene una desventaja del 10% frente a Biden a nivel nacional. 

¿Es una casualidad que la revelación de este ex funcionario del Departamento de Seguridad Nacional se haya dado a cuatro días de los comicios, o es realmente una causalidad que pudo haber sido el resultado de la discrecionalidad y la unilateralidad con las que Trump actúa y subordina los roles de los miembros de su Administración? Sea la razón que fuere, esta información, esté politizada o no, tendrá un efecto político, social y electoral para el presidente más impredecible de la historia de Estados Unidos. @mundiario