Buscar

Bolsonaro lanza nuevas amenazas contra la prensa en Brasil

El presidente brasileño pierde los papeles con un periodista que le preguntó por depósitos que un exasesor de su hijo le hizo a la primera dama Michelle Bolsonaro. 
Bolsonaro lanza nuevas amenazas contra la prensa en Brasil
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. / Twitter
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. / Twitter

Jair Bolsonaro ha mostrado, una vez más, su perfil intolerante con la prensa en Brasil. El presidente perdió los papeles este domingo con un periodista del diario O Globo que le preguntó por un depósito de 89.000 reales (alrededor de 16.000 dólares) hecho por Fabricio Queiroz, un exasesor de su hijo Flávio Bolsonaro (senador por Río de Janeiro) a la primera dama Michelle Bolsonaro. 

Tras la pregunta, Bolsonaro hizo mención  las supuestas transferencias mensuales realizadas por Darío Messer, preso en la operación Lava Jato, a la familia Marinho, dueña de la cadena Globo y del diario O Globo. Como no logró aplacar la insistencia del periodista, lanzó una amenaza: “Me dan ganas de romperte la cara a puñetazos, ¿está bien?”. Esta agresión se volvió a repetir este lunes.

Bolsonaro dijo, en una conferencia pactada para hablar sobre el impacto de la covid-19 en Brasil, que  los medios solo hacen “maldades” y que lo habían destratado cuando él dijo que era fuerte para el virus por su pasado como atleta. “Si uno toma a un gilipolla entre ustedes [periodistas], que solo hacen maldades, la oportunidad de sobrevivir es mucho menor que la mía”, provocó.

En los tres primeros meses de este año, Bolsonaro hizo 245 ataques contra el periodismo, según la Federación Nacional de Periodistas, incluyendo un grito para que un periodista se callara frente a sus electores. 

La reacción de Bolsonaro contra la prensa provocó que sea tendencia en Twitter. En esa red social, periodistas de otros medios, artistas y políticos repitieron la pregunta que no quiso responder: “Presidente, ¿por qué su esposa Michelle recibió 89.000 reales de Queiroz?”. Queiroz es investigado por apropiarse de sueldos de empleados que trabajaban con Flavio mientras este era diputado por Río de Janeiro, entre 2003 y 2018.

La investigación principal es contra el senador Flávio Bolsonaro, que, así como Queiroz, es sospechoso en un caso de apropiación de parte del sueldo de sus empleados y supuesto lavado de dinero. La trama alcanzó a la primera dama a través de 21 cheques de Queiroz depositados en su cuenta, según un reportaje de la revista Crusoé. @mundiario