Buscar

Bolsonaro se enfrenta a su ministro de Economía en pleno avance de la covid-19 en Brasil

El presidente brasileño desautoriza un proyecto para congelar las pensiones. En tanto, la cifra de fallecidos por la enfermedad se eleva a casi 134.000. 
Bolsonaro se enfrenta a su ministro de Economía en pleno avance de la covid-19 en Brasil
El presidente Jair Bolsonaro estuvo contagiado de coronavirus.
El presidente Jair Bolsonaro estuvo contagiado de coronavirus.

Jair Bolsonaro es el único que puede desatar una crisis en su gobierno en plena pandemia del coronavirus. El presidente brasileño desautorizó a su ministro de Economía, Paulo Guedes, quien tenía pensado crear el Renta Brasil, un programa social de distribución que el equipo económico del Gobierno pensaba impulsar cuando terminara de pagarse el subsidio de emergencia que reciben los afectados de la covid-19.

En un vídeo publicado en sus redes sociales, Bolsonaro ha descartado congelar las pensiones. “En mi Gobierno, hasta 2022, está prohibido pronunciar la palabra Renta Brasil. Continuaremos con el Bolsa Familia y punto”, ha afirmado. “Nunca congelaremos los salarios de los jubilados y no reduciremos ni un céntimo las ayudas a ancianos y pobres con discapacidades”, lanzó el mandatario contra la idea que iba proponer su ministro de Economía. 

Según El País, Bolsonaro le había pedido a Guedes la creación de un programa que quedara como marca de su Gobierno y así borrará el Bolsa Familia, el cual fue ideado bajo la administración del expresidente Lula da Silva. Sin embargo, las propuestas que el ministro le presentó al presidente no le agradaron para nada. De hecho, Guedes planteó congelar durante dos años las pensiones, desvincular de la inflación el reajuste de las más bajas y endurecer las normas para conceder subsidios a personas con discapacidades. 

Guedes consideró la posibilidad de terminar con el bono salarial de los que cobran hasta dos salarios mínimos, eliminar el programa Farmacia Popular —que subvenciona medicamentos considerados esenciales— y resucitar un antiguo impuesto sobre movimientos financieros, apunta el citado medio. Pero, Bolsonaro dijo que no “tomaría el dinero de los pobres para dárselo a los más pobres”. “A quien me proponga tal medida solo puedo sacarle la tarjeta roja. Son personas que no tienen el más mínimo corazón, no tienen la más mínima comprensión de cómo viven los jubilados en Brasil”, ha añadido.

Como sea, la relación entre el presidente y el ministro de Economía se ha vuelto tensa. Aunque Guedes ha tratado de negar el desgaste. “La tarjeta roja no era para mí”, ha declarado, y ha añadido que, en su opinión, “la reacción del presidente ha sido política, correcta”. Lo cierto es que su permanencia dentro del gobierno pende de un hilo mientras Brasil atraviesa una turbulencia económica sin precedentes. 

Y por si fuera poco, la pandemia del coronavirus sigue golpeando. El Ministerio de Salud reportó el martes otras 1.113 muertes por la enfermedad, lo que eleva el número total de fallecidos por la enfermedad en el país a 133.119. Además, también se notificaron 36.653 nuevos casos de la enfermedad, lo que totaliza 4.382.263 infecciones confirmadas. Brasil secunda a Estados Unidos, país epicentro de la enfermedad. @mundiario