Buscar

Biden recrimina a Trump por causar una recesión tras haberle dejado la economía de EE UU en auge

El ex vicepresidente, voluntaria o involuntariamente, ha lanzado el mensaje y la matriz de opinión pública de que estas elecciones son un duelo entre clases socioeconómicas.
Biden recrimina a Trump por causar una recesión tras haberle dejado la economía de EE UU en auge
El exvicepresidente y candidato presidencial demócrata, Joe biden, y el candidato republicano y actual presidente de EE UU, Donald Trump / Bloomberg.
El exvicepresidente y candidato presidencial demócrata, Joe biden, y el candidato republicano y actual presidente de EE UU, Donald Trump / Bloomberg.

A solo 19 días para que la población del país más poderoso del mundo escoja a su líder por cuatro años más (período 2021-2025), las tensiones entre los dos factores de influencia política que tienen a la sociedad estadounidense profundamente dividida y polarizada, no hacen sino echar chispas en un ambiente de absoluta crispación, pues hoy más que nunca, la potencia norteamericana se debate entre un modelo liberal de reapertura al mundo y un modelo conservador de proteccionismo y nacionalismo en todas las esferas de la vida nacional, así como del papel de Estados Unidos en el mundo. 

Y es que el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, le reprochó este jueves al candidato republicano y presidente de EE UU, Donald Trump, haberle dejado en 2016 un país con “una economía en auge”, y que ahora está “sumergido en una recesión”. “La derrochó al igual que todo lo que ha heredado en su vida”, dijo.


Quizás también te interese:

¿Es Joe Biden un socialista tal como afirma Donald Trump?


Esta declaración deja entrever que el eje central de este ciclo político-electoral en el país norteamericano es la economía, pues efectivamente, hace cuatro años Estados Unidos contaba con una pujante fuerza económica de 18,71 billones de dólares, en el último año del Gobierno de Barack Obama, y en 2020 cerrará con un total de 19,32 billones de dólares tras haber acumulado en 2019 un punto récord de US$21 billones en su producto interno bruto (PIB), es decir, el valor neto de su producción de bienes y servicios. La pérdida será de 1,68 billones de dólares si la recesión estadounidense alcanza el estimado de -8%.

Por lo tanto, si bien el Gobierno de Trump reconstruyó varios tramos de los flujos de capitales que salieron el país hacia China u otros mercados cuando la rentabilidad se vino abajo por el debilitamiento económico con la crisis financiera mundial de 2008 y la desaceleración de EE UU en 2014, la curva de crecimiento se estancó y también acumuló fondos sin inyectar en forma de liquidez luego de que la generación de empleo se paralizó en febrero y muchas inversiones comenzaron a trasladarse a instrumentos de refugio como los Bonos del Tesoro, el oro y el dólar en metálico por el estallido de la pandemia de Covid-19. 

El demócrata agregó un elemento retórico a su discurso y a la naturaleza política de esta carrera por la Casa Blanca remarcando sus orígenes de clase obrera con los orígenes burgueses del republicano. Hacer esto a casi dos semanas de las elecciones presidenciales es equivalente a instaurar un mensaje de voto castigo por motivos sociales contra la élite financiera que ha dominado los monopolios y círculos políticos de Washington bajo la influencia y la figura de Trump. 

Biden, voluntaria o involuntariamente, ha lanzado el mensaje y la matriz de opinión pública de que estas elecciones son un duelo entre clases socioeconómicas, entre Scranton, la ciudad industrial de Pensilvania en la que nació, y Park Avenue, la lujosa arteria de Nueva York donde nació y creció el actual presidente de EE UU, quien no ha hecho ni la más mínima mención en su campaña sobre el equilibrio de las condiciones económicas, laborales y financieras de los segmentos de la población más golpeados por el sistema de vida estadounidense moderno (esto incluye tanto a los blancos de clase media con y sin estudios profesionales, como a los negros y a los inmigrantes de origen latinoamericano).

“El presidente Obama y yo le dejamos a Donald Trump una economía en auge, y él causó una recesión. Él la derrochó así como ha hecho con todo lo demás que ha heredado en su vida”, reclamó Biden en su cuenta de Twitter este jueves. 

La estrategia principal del demócrata consiste en posicionar a Trump como el hombre de élite que malgastó y dilapidó la economía más poderosa del mundo en exenciones fiscales (impuestos) a las grandes compañías e inversionistas del país, que si bien generó empleos, no logró un crecimiento sostenido del bienestar socioeconómico a largo plazo a través del financiamiento a las pequeñas y medianas empresas sin intereses particulares con los bancos o las altas esferas políticos. @mundiario