Biden busca unir a los estadounidenses, aunque no lo tiene fácil en un país tan polarizado

Kamala Harris, vicepresidenta electa de EE UU; y Joe Biden, presidente electo de EE UU. RR SS (2)
Kamala Harris, vicepresidenta electa de EE UU; y Joe Biden, presidente electo de EE UU. / RR SS.
El presidente electo de EE UU ofreció un discurso de unión y empatía tras superar la brecha de los 270 votos que necesitaba para ganar las elecciones del pasado 3 de noviembre, unas que mantenían en vilo a medio mundo luego de que varios Estados registraran resultados con poco margen de diferencia.
Biden busca unir a los estadounidenses, aunque no lo tiene fácil en un país tan polarizado

“Me presenté para el cargo para restaurar el alma de América, para reconstruir la espina dorsal de esta nación, para hacer que EE UU vuelva a ser respetada en el mundo y unirnos como nación”, empezó diciendo Joe Biden en su primer discurso luego de conseguir los 270 votos que necesitaba para convertirse en el nuevo presidente electo de EE UU. Sus palabras están llenas de empatía y buscan conseguir un poco de unión entre los estadounidenses luego de cuatro años en los que el presidente Donald Trump ofreció discursos llenos de nacionalismo.

"Pongamos fin a esta era nefasta de demonización”, propuso el demócrata queriendo dejar atrás al era Trump, pese a que esta no ha terminado y puede que las cosas se pongan más complicadas si el aún presidente se niega a reconocer los resultados. “Tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como enemigos. No son nuestros enemigos. Son americanos”, agregó muy consciente de que heredará un país sumamente dividido. 

Aunque el presidente electo decidió no mencionar directamente a Trump, si quiso señalar de forma contundente su victoria: “El pueblo de esta nación ha hablado. Nos ha dado una victoria clara y convincente, una victoria para el pueblo”.

Biden llega a la Casa Blanco quizás como un bálsamo que busca calmar las cosas entre los propios estadounidenses y con una agenda más centra en lo social, no solo en lo económico. Entre sus mayores desventajas está el ser el hombre que llega a la presidencia más viejo hasta la fecha con 78 años, de pensar en una reelección, Biden tendría para entonces 82 años. En cualquier caso, los demócratas visualizaron que su edad podría ser un factor negativo y para equilibrar la balanza, optaron por presentar a Kamala Harris para la vicepresidencia. Un exfiscal de California de 56 años con toda una carrera por delante y gran popularidad.

“Puede que sea la primera mujer en ocupar este cargo pero no seré la última. Porque todas las niñas que están viéndome esta noche ve que este es un país de posibilidades”, afirmó Harris luego de que Biden le cediera la palabra. Kamala se convierte en la primera mujer en ser vicepresidenta de EE UU. 

Aunque lo quiera o no, Trump deberá aceptar la transición y tanto Biden como Harris se han puesto en marcha para crear un grupo de trabajo que trate con la pandemia, principal problema que buscan atajar en cuanto tomen posesión el próximo 20 de enero, día en que el mundo volverá a poner los focos sobre EE UU. @mundiario

Biden busca unir a los estadounidenses, aunque no lo tiene fácil en un país tan polarizado
Comentarios