Buscar

Biden busca hacerse con cuatro estados republicanos para asegurar su victoria el 3 de noviembre

Si Joe Biden logra acumular los apoyos de esos estados, entonces Donald Trump podría sufrir un serio revés que lo perjudicaría mucho más allá de las encuestas. Georgia, Texas, Iowa y Florida son los feudos más codiciados. 
Biden busca hacerse con cuatro estados republicanos para asegurar su victoria el 3 de noviembre
El ex vicepresidente de Estados Unidos y candidato presidencial demócrata, Joe Biden / CNN.
El ex vicepresidente de Estados Unidos y candidato presidencial demócrata, Joe Biden / CNN.

Dominar los feudos conservadores y no liberales de Estados Unidos es el objetivo crucial del ex vicepresidente Joe Biden para así embolsillarse los votos electorales de cuatro estados republicanos que, seguramente, son los que decidirán si Donald Trump permanece cuatro años más en la Casa Blanca o si tendrá que entregarle la Oficina Oval a su rival demócrata.

Georgia, Texas, Iowa y Florida. Estos cuatro estados de tradición política, electoral y social republicana que desde 1980 no votan por un candidato del llamado Grand Old Party. La meta es convencer a los ciudadanos de esas entidades de que Trump es un candidato que responde a los intereses de las grandes corporaciones para estimularlas financieramente a través de las medidas de recorte de impuestos y liberalización de la economía con una presencia muy reducida del Estado. 


Quizás también te interese:

¿Qué implica la confirmación de Barrett como nueva juez de la Corte Suprema a 7 días de las elecciones?


Los demócratas, que tienen una forma totalmente diferente de hacer campaña en medio de la crisis del coronavirus, con actos ante audiencias mucho más reducidas y con distancia social de más de un metro entre sus espectadores, apuestan en esta recta final a estados republicanos, que tienen las proporciones de colegios electorales más voluminosas del país, es decir, son los que pueden marcar la diferencia en un eventual margen estrecho entre ambos candidatos. 

Joe Biden tiene previstas este martes dos paradas en Georgia, un estado tradicionalmente republicano, pero donde la alta movilización de los afroamericanos atiza las expectativas por la posibilidad de que el demócrata logre captar el voto negro como un inmenso caudal de votos castigo contra la inacción u omisión de Trump ante la violencia policial y el racismo sistémico que se ha ensañado frente a esos segmentos sociales en los últimos cinco meses.

Además, esta semana, el ex vicepresidente tiene previsto viajar a Iowa, mientras que su candidata a vicepresidenta, Kamala Harris, estará el viernes en Texas, dos estados que suelen apoyar a los republicanos y donde Trump ganó por un holgado margen en 2016 contra Hillary Clinton.

Esto implica que Biden tiene cuatro sectores como cuatro objetivos clave para ampliar su base electoral. En Georgia, busca el voto de los afroamericanos; en Texas, busca el voto de los estadounidenses blancos de clase media y de los votantes blancos sin estudios; en Iowa, prevé captar el voto de los agricultores, granjeros y trabajadores del campo en ese estado donde el 20% de su producto interno bruto lo genera la actividad agropecuaria. En Florida, Biden apunta al diverso y enorme flujo de votos de la comunidad latina (cubanos, mexicanos, venezolanos, colombianos y dominicanos) que reside con mucha fuerza política y social, por las numerosas demandas que plantean, sobre todo en el bastión de Miami. 

Este martes, la campaña demócrata contó con el impulso del expresidente Barack Obama en Orlando (Florida), donde es bien recibido por los importantes cambios que introdujo durante sus ocho años de gobierno en materia migratoria en beneficio de los residentes de ese estado provenientes de América Latina, a través del Programa de Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés).

Si Joe Biden logra acumular los apoyos de esos estados, entonces Donald Trump podría sufrir un serio revés que lo perjudicaría mucho más allá de las encuestas; en la consolidación de sus bases sociales en estados republicanos que no tienen tantos votos electorales como sí los poseen Georgia, Texas, Iowa y Florida; el premio gordo que buscan los demócratas. @mundiario