Buscar

Este año no es la economía, estúpido; es el virus, dice Krugman, muy crítico con Trump

Según la media de sondeos que elabora Real Clear Politics, el exvicepresidente demócrata Joe Biden, que se mantiene confinado por la pandemia y ha reducido al mínimo los actos en el exterior, aventaja en 10 puntos al presidente y candidato republicano a la reelección Donald Trump.
Este año no es la economía, estúpido; es el virus, dice Krugman, muy crítico con Trump
Paul Krugman. / Wikipedia
Paul Krugman. / Wikipedia

Mario Gontade

Colaborador.

Este año no es la economía, estúpido; es el virus, escribe el premio Nobel de Economía Paul Krugman en The New York Times. Le da así la vuelta a la frase The economy, stupid (La economía, estúpido), aquel mensaje ganador de la campaña que en 1992 llevó a Bill Clinton a la presidencia de la primera potencia mundial, dejando al pobre George H. W. Bush (padre) en la cuneta. Obviamente, Paul Krugman dedica su mensaje a Donald Trump, sintiéndose cada vez más como si estuviera atrapado en el Titanic, pero esta vez con un capitán loco que insiste en ir directos hacia el iceberg.

Entre tanto, el exvicepresidente Joe Biden, que se mantiene confinado por la pandemia y ha reducido al mínimo los actos en el exterior, aventaja en 10 puntos al presidente y candidato a la reelección Donald Trump, según la media de sondeos que elabora Real Clear Politics. A cuatro meses de las elecciones en EE UU, se trata de la mayor distancia entre ambos desde que comenzó el año 2020. El rebrote del virus añade problemas al republicano, que sí ha multiplicado su agenda política; este fin de semana, por ejemplo, en Florida, con Cuba y Venezuela en el punto de mira.

"Barack Obama –recuerda Paul Krugman– heredó una economía hundida por una crisis financiera. Con independencia de lo que cada uno opine sobre su respuesta, George W. Bush dio la cara ante el 11-S. Bill Clinton se enfrentó a un desempleo persistentemente elevado. Pero Trump heredó una nación en paz y en medio de una prolongada expansión económica que continuó, sin cambios de tendencia visibles, después de que asumiese la presidencia".

El número de nuevos casos diarios de Covid-19 en EE UU es dos veces y media mayor que a principios de junio, y aumenta con rapidez. Los hospitales de los estados que relajaron las medidas antes de tiempo soportan una presión terrible. Para Paul Krugman todo es debido a lo que denomina "los delirios mortales del rey Donald". No puede ser más claro: "En Estados Unidos somos todos pasajeros a merced de un capitán loco y decidido a hundir su barco", zanja el premio Nobel. @mundiario