Alberto Fujimori queda libre después de catorce años en prisión

Alberto Fujimori, expresidente de Perú, junto a sus hijos Kenji y Keiko. / X.
Alberto Fujimori, expresidente de Perú, junto a sus hijos Kenji y Keiko. / X.
A pesar de las objeciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el expresidente peruano es liberado, generando controversia y movilización de simpatizantes.
Alberto Fujimori queda libre después de catorce años en prisión

Alberto Fujimori, expresidente peruano que estuvo tras las rejas durante catorce años, fue liberado de la prisión de Barbadillo en Lima. Acompañado por sus hijos Keiko y Kenji, Fujimori enfrenta una serie de cuestionamientos por su excarcelación, contraviniendo la orden de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). Esta situación recuerda al indulto otorgado en diciembre de 2017, que fue posteriormente revocado.

Horas antes de su liberación, la prisión de Barbadillo ya estaba envuelta en un ambiente tenso. Un grupo de niños con uniforme escolar y señoras mostraba una pancarta con el rostro de Fujimori y un mensaje controvertido: "bienvenido". Este gesto generó críticas y destacó las divisiones en la sociedad peruana respecto a la figura del expresidente.

A la una de la tarde, la liberación de Fujimori estaba en cuenta regresiva, y alrededor de cien simpatizantes convirtieron la salida de la prisión en un mitin naranja, color asociado al fujimorismo. Pancartas, banderas, y hasta latas de cerveza, llevaban la imagen del expresidente. Un grupo de manifestantes, liderado por Nikita Ríos, expresaba su apoyo alegando que Fujimori pacificó el país en momentos críticos.

La liberación de Fujimori refleja la polarización en la sociedad peruana. El presidente de la Corte IDH, Ricardo Pérez Manrique, había instado al Estado peruano a no ejecutar la excarcelación, pero el Tribunal Constitucional decidió que se llevara a cabo el habeas corpus, revocando la decisión previa de marzo de 2022.

Mientras tanto, las tensiones aumentaban en las inmediaciones de la prisión. Los partidarios de Fujimori pedían su liberación, acusando al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) de retenerlo ilegalmente. Sin embargo, la situación se calmó cuando se confirmó que Keiko y Kenji Fujimori se dirigían a la cárcel.

A las tres de la tarde, los hijos de Fujimori ingresaron a la prisión, marcando el inicio de su liberación. Este momento simbolizó la controvertida recuperación de la libertad del expresidente peruano, generando reacciones encontradas en la sociedad y dejando entrever las divisiones que persisten en torno a su figura. @mundiario

Comentarios