Las semillas germinadas: otra opción para una buena nutrición

Granos. / RR SS
Granos. / RR SS

Aunque son poco conocidas, son nutritivas y fáciles de digerir; además, las podemos cultivar nosotros mismos.

Las semillas germinadas: otra opción para una buena nutrición

Son tesoros nutricionales. Existe una diversidad de semillas germinadas que, poco a poco, podemos ir introduciendo en nuestra dieta. Entre estas, se encuentran los brotes aromáticos, como el puerro, la alfalfa, la col, el rábano y la mostaza.

Además, existen las semillas de legumbres, entre las que se cuentan las judías, los garbanzos y las lentejas. Igualmente, están los cereales, como la quinoa y el trigo. Esto es solo para tener una idea de la gran diversidad de semillas germinadas que podemos consumir.

De igual modo, entre esta multiplicidad, se puede contar el sésamo o el girasol, que son oleaginosas. Pero, entre todas, por ejemplo, las semillas de alfalfa son unas de las más fáciles de cultivar, aunque en los mercados también se pueden encontrar en bandejas, listas para degustar.

Lo mágico de las semillas germinadas es que este proceso las transforma y las hace más fáciles de digerir, pues, el almidón se transforma, al tiempo que los niveles de oligoelementos y vitaminas aumentan.


También te puede interesar:

Limpia tu hígado y pierde peso con esta bebida


 

Luego de su germinación, el valor nutritivo de las semillas se triplica, aportando mayores beneficios al organismo, lo cual, es una gran noticia para comenzar a cultivarlas en casa.

Métodos para cultivar en casa

Cultivar en casa es muy sencillo, pues, solo se requiere de un germinador y, actualmente, hay una gran cantidad de germinadores que podemos conseguir en el mercado.

Incluso, algunos son con bandejas, mientras que otros vienen con una presentación escalonada que permite la rotación; si no deseamos comprar un germinador, podemos buscar simplemente un frasco de vidrio.

El proceso de cultivo de las semillas germinadas se lleva a cabo en los frascos de vidrio, o en los germinadores, tomando en consideración siempre la cantidad y el espacio del cual se dispone.

Lo que sí es muy importante es verificar la calidad del agua utilizada, es decir, si esta es filtrada o de manantial; además, el riego es cuidadoso, pues, el agua no debe quedar estancada. @mundiario

Las semillas germinadas: otra opción para una buena nutrición
Comentarios