Buscar

MUNDIARIO

¿Sabes de dónde se origina la famosa combinación de mantequilla de maní y jalea?

Si bien los ingredientes han existido durante siglos, la idea del sándwich no es tan antigua como parece.

¿Sabes de dónde se origina la famosa combinación de mantequilla de maní y jalea?
Sándwich de mantequilla de maní y jalea. / Hormel Foods.
Sándwich de mantequilla de maní y jalea. / Hormel Foods.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Como un niño, nada calienta más tu corazón que un sándwich de mantequilla de maní y jalea hecho con amor por mamá o papá. Tal vez te gusta el tuyo sin la corteza, cortado en trozos, con mantequilla de maní crujiente en lugar de suave, o mermelada de fresa en vez de uva. Independientemente de tu preferencia, los padres son tan buenos en la elaboración del PB&J perfecto que uno pensaría que uno de ellos era el responsable de inventar el alimento dulce y salado.

La verdad es que nadie sabe quién merece la "patente" de la popular merienda estadounidense. Algunos especulan que una escritora llamada Julia Davis Chandler pudo haber tenido una mano en la creación de sándwich. En el número de noviembre de 1901 de la revista Boston Cooking School, escribió en un artículo: "Para variar, algún día intente hacer sándwiches pequeños o palitos de pan, de tres capas muy delgadas de pan y dos de relleno, una de mantequilla de maní, cualquiera que sea la marca que prefieras, y mermelada de grosella o manzana de cangrejo para la otra. La combinación es deliciosa y, que yo sepa, original”.

Pero fue necesario ajustar los ingredientes antes de que la gente se empezara a obsesionar por la famosa combinación PB&J. La mantequilla de maní, o "pasta de maní", como se llamaba en ese entonces, originalmente era espesa y difícil de tragar porque los fabricantes molían las nueces a mano. La consistencia de la mantequilla no se logró hasta 1903, cuando apareció el molino para moler cacahuetes. En 1922, el empresario Joseph Rosefield descubrió la hidrogenación, un proceso químico que evitaba que la mantequilla de maní se separara y se pegara en la boca de los consumidores y la llamó Skippy.

Pronto hubo una auténtica industria de la mantequilla de maní y los frascos de mantequilla de maní comenzaron a aparecer en los estantes de las tiendas de comestibles a un precio asequible. En medio de la Gran Depresión, muchas familias comenzaron a preparar sándwiches de mantequilla de maní como una comida barata que dejaba los estómagos satisfechos. La comida sigue siendo tan popular hasta hoy, incluso los expertos en cocina ahora han experimentado con sus propias recetas únicas de PB&J.

La gelatina y la mermelada han existido durante siglos, pero no fue hasta 1917 cuando la jalea se hizo realmente famosa, gracias a Paul Welch (sí, el hijo del creador del jugo de uva de Welch) quien presentó Grapelade, una gelatina hecha de puré.

Aún así, el emparedado de mantequilla de maní y jalea que conocemos y amamos hoy no se realizó realmente hasta la Segunda Guerra Mundial. Los menús de las raciones militares de los EE UU incluían frascos de mantequilla de maní y jalea, y los soldados se los repartían en pan pre rebanado para aumentar la energía. Una vez que llegaron a casa, la tendencia continuó y la merienda encontraró un lugar en las mesas familiares de todo Estados Unidos.   @mundiario