Buscar

MUNDIARIO

¿Sabes cómo prepararte un café espresso en casa sin máquina especial?

¿No tienes cafetera especial para espresso y tienes antojo de un café gourmet?, despreocúpate hay una forma de hacerlo con una cafetera francesa.

¿Sabes cómo prepararte un café espresso en casa sin máquina especial?
Espresso. /Animal Gourme
Espresso. /Animal Gourme

Desde que un emprendedor caballero turinés llamado Angelo Moriondo inventara la máquina de espresso en 1884, los exigentes amantes de la cafeína han apreciado la profunda, oscura y deliciosa bebida, pero qué hacer si tienes un fuerte antojo de uno y no puedes salir de casa. Mira estas opciones para conseguir un espresso respetable.

Características de un Espresso

Este café corto se caracteriza por su intensidad, debida al bajo volumen y a la presión involucrados en su preparación.

Según la Asociación de Cafés Especiales ( SCA), “el espresso es una bebida de 25 – 35 ml preparada con entre 7 y 9 gramos de café a través del cual se ha forzado el paso de agua limpia a 90.5-96.1ºC, usando 9 – 10 atmósferas de presión, y para el cual se muele el café de manera que el tiempo de extracción sea de entre 20 y 30 segundos”. Traducido al castellano llano, no es más que un poderoso café oscuro, pequeño y cargado que responde a muchos factores incluyendo el tamaño de la molienda, el origen del café, el perfil de tueste, las preferencias personales y la máquina que se utilice para hacerlo. Es toda una joya difícil de conseguir a la perfección.

Entonces, demos un vistazo a los consejos de los expertos para mejorar tu espresso hecho en casa, con una común cafetera de presión francesa.

Necesitarás:

  • Prensa francesa
  • Granos de café recién tostado
  • Medidor el café (o una cuchara)

Para empezar deberemos moler los granos de café o conseguir un café molido de la mejor calidad posible. Luego, Necesitaremos 2 o 3 cucharadas de granos de café por cada taza de agua.Esta es una proposición equilibrada pero por supuesto va en gustos de acuerdo a la intensidad del café que se quiera obtener.

El siguiente paso es calentar el agua, ésta debe estar a alrededor de 95 grados, es decir un poco antes de iniciar el hervor. Con el agua a punto, debes añadir tu café molido a la prensa francesa. Dos cucharadas de granos de café por cada taza de agua.

Es hora entonces de un secreto que es agregar solo unas gotas de agua caliente a la prensa francesa, pues eso permitirá liberar los aceites del café.

Luego ya puedes añadir el resto del agua, cierra la tapa, dejar reposar durante 4 minutos. Si prefiere un espresso sea más fuerte, dejar reposar durante más tiempo.

Solo tras dejar pasar los 4 minutos ya podrás presionar el émbolo. Nunca antes. Es mejor hacerlo en forma lenta pero constantemente.

Aunque la prensa francesa es menos eficaz que otros métodos en la extracción del café, es una manera sencilla y económica de prepararlo. Casi todas las familias tienen una en casa.

El resultado obtenido es de una calidad muy aceptable, a un bajo costo, sin invertir en las tan temidas cafeteras express domésticas por su elevado precio. @mundiario