Reunión con fuet y picoteo veraniego, cuando vienen invitados a casa

Hora de comer.
Hora de comer. / LL

Pequeña lista de platos frescos y sencillos de preparar para ofrecer a tus invitados y que se queden contentos.

Reunión con fuet y picoteo veraniego, cuando vienen invitados a casa

Por fin llegó el buen tiempo y las casas se llenan de una luminosidad especial, entre las sonrisas de los que saben que las vacaciones están a la vuelta de la esquina y la luz del sol, que cada vez aguanta más. En este ambiente de júbilo y relax, las comidas con amigos empiezan a ser más comunes y muchas de ellas improvisadas, por lo que contar con embutidos en la nevera como algo de queso, jamón o chorizo al corte, que suele ser ligero a la vez que jugoso, resulta muy cómodo para ofrecer a los invitados acompañado de un par de cervezas.

Es cierto que en verano el menú cambia. Las comidas se vuelven más ligeras y da la sensación de que no fueran tan necesarias como en invierno, cuando todo parece que va más despacio, como a cámara lenta.

Esta sensación es aún más latente si se tiene piscina y, sobre todo, si se tienen niños pequeños que, a menudo, devorarán lo que se les dé de comer con el único fin de volver a irse a jugar a con sus amigos.

Sin embargo, existe una explicación científica para ello y es que, realmente, nuestro cuerpo necesita menos calorías. Explicado de manera breve, durante el invierno las consume en mayor cantidad porque necesita mantener en equilibrio la temperatura corporal, pero en verano, ese equilibrio, en mayor medida, viene dado ya por la temperatura exterior, por lo que necesita ingerir menos calorías a la vez que busca refrigerarse para encontrar el equilibrio.

Por ello, con esta premisa, podemos entender por qué también las recetas cambian, así como cambia, de alguna manera, nuestra forma de afrontar el día a día, días con más horas de sol, más luminosos y más calurosos también.

Sin entrar en los manidos consejos de mantenerse frescos en verano para evitar el abuso del aire acondicionado y / o las horas punta de calor, sólo señalaremos que, independientemente de que el cuerpo necesite menos calorías, la alimentación debe ser asimismo equilibrada y saludable y no dejarse llevar por el “pico cualquier cosa y ya”.

Pero a lo que vamos, en verano solemos tener más vida social por lo que las comidas con amigos abundan más y, en muchas ocasiones, improvisamos de un día para otro, con lo que eso supone… que nos puede pillar con el pie cambiado.

Por ello, a continuación proponemos una pequeña lista de platos frescos para ofrecer a tus invitados y que se queden contentos y son sencillos de preparar:

> El embutido es un gran aliado. Sí, como se ha dicho antes, poder echar mano en la nevera y preparar algo saludable y bueno es importante. Un plato de fuet acompañado de picos, siempre es una buena opción y además ahora con Campofrío disponemos de formatos con menos calorías. Igualmente, otro plato de aperitivo que está muy bueno son rollos de pavo o de jamón york con paté y anchoas. O más, siempre estará el famoso melón con jamón, el plato veraniego por excelencia. Además, también se puede utilizar jamón york para preparar un quiche lorrainne, un plato muy sencillo de preparar, fresco – a pesar de tener que encender el horno – y, sobre todo, muy lucido. Y, para los veganos, Campofrío cuenta con una línea para ellos donde existen muchísimas posibilidades.

> Sopas frías. Y, en estas sopas frías, las estrellas que más brillan, cómo no, son el gazpacho y el salmorejo. Un salmorejo con virutas de jamón y un poco de huevo, suele ser un plato muy completo ya que llena bastante por el pan que se emplea, por lo que, con distintos aperitivos, igual ya no se necesita nada más. El gazpacho, por su parte, suele tener una elaboración un poco más rápida que la del salmorejo porque, básicamente, solo ha de echarse los ingredientes, batirlos y dejar que se enfríe. Ambos platos son muy completos y saludables. Para los más atrevidos, existen también muchas variantes de gazpacho últimamente, también muy frescas y buenas, como gazpacho de sandía, fresa o remolacha. Eso sí, aseguraros de que os guste.

> Ensaladas. Siguiendo en la línea de los platos frescos, una ensalada de tomate con aguacate y anchoa puede ser perfecto como aperitivo. Igualmente, la pimentada en Andalucía, la escalibada en Cataluña o el famosos aspencat en la Comunidad Valenciana, son platos también perfectos para el verano y muy agradecidos. Y cómo olvidar las patatas aliñadas o la ensaladilla rusa o con gambas. Estos últimos platos quizá sean algo más elaborados, pero si se cuenta con tiempo, también se pueden hacer.

> De postre, fruta. Sí, también se puede ofrecer helado, pero los mangos, los albaricoques, la sandía o los melocotones están muy buenos también y son mucho más sanos.

Seguramente existen muchos más platos de verano, pero estos, como idea, están muy bien. Ahora solo falta recibir a tus invitados, maridar la comida con un buen vino o una buena cerveza fresca y disfrutar de la reunión porque, a fin de cuentas, lo más importante es la compañía.

Reunión con fuet y picoteo veraniego, cuando vienen invitados a casa
Comentarios