Buscar

MUNDIARIO

La segunda ola del coronavirus provoca otro tsunami en la restauración

Si ya fue ruinoso en España el cierre total por el estado de alarma  derivado de la pandemia,  el pasado mes de marzo, el país se enfrenta a una segunda ola que insiste en quedarse y perpetuarse. Comienzan a ser preocupantes los ingresos y la ocupación de  las UCI  en estos días.

La segunda ola del coronavirus provoca otro tsunami en la restauración
Envases.
Envases.

España y Europa están de nuevo inundada de alarmas por la escalada de casos de coronavirus, y desgraciadamente los bares y restaurantes son de los locales que más van a sufrir  funestas consecuencias. En España, comunidades autónomas como Cataluña,  ciudades  como Granada y  Salamanca,  además de numerosos pueblos están ya  con disminución de aforos, cierres totales o parciales (horarios de cierre a las 22 h) en bares y restaurantes.

Europa no se libra, Paris y varias zonas más de Francia están con toque de queda(no ocurría desde la segunda guerra mundial), en Alemania se encuentran ya  50 localidades entre ellas Berlín, afectadas por el cierre de la restauración a las 23,00h, tampoco Bélgica con Bruselas a la cabeza se salva de éstas limitaciones horarias y de aforo, Portugal aumenta su nivel de alarma por la crecida de positivos en coronavirus, Italia también con el número de contagiados al alza, impone el cierre adelantado de los locales de restauración,  y en muchas zonas del Reino Unido, igualmente en plena alzada de casos, impone un clausura a las 22,00h  reducción de aforo y número de personas por mesa.

Así están las cosas y debemos ser realistas, hacernos conscientes de lo que virólogos y expertos  sanitarios en la Covid-19 argumentan respecto a esta pandemia, y son muchos los que  auguran para un futuro próximo, negativas perspectivas , incluyendo en sus pronósticos  la próxima Navidad. No pretendo ser pesimista,  ni mucho menos desalentadora, pero las cifras y las noticias que tenemos y que nos llegan desde Europa,  son como un tsunami que van arrasando (y cerrando) por donde pasa.

En España, las comunidades autónomas son las responsables actualmente (olvídense de Madrid) de imponer medidas y normas para frenar, según las zonas,  el aumento de casos en sus autonomías. Nos cabe la esperanza que podamos llegar a pasar esta segunda ola de la Covid-19 en algunas regiones sin el cierre adelantado ( tan nefasto como  son las 22 horas) o peor aún con el cierre  total (como en Cataluña)  que aboquen a llenar las listas de paro,  además  de  arruinar  definitivamente  numerosos  establecimientos. Porque como dicen en estos días muchos restauradores en Cataluña, se sabe cuando se cierra, pero no se tiene claro cuánto pueden durar éstas medidas y por ende, nuestra apertura.

Quizás sea el momento de proponer a hosteleros y restauradores la solución, que dan las autoridades sanitarias de poder abrir (sólo) para servir” comida a domicilio” ya sea tipo:  take away (recogida en el mismo local) o bien con la ayuda de alguna empresa tipo deliveroo (por encargo te llevan la comida a tu domicilio), previo pedido al establecimiento. Para muchos de mis clientes, por ejemplo, este asunto es  del todo desechable o inviable por su tipo de comida ya que  no pueden concebir que platos exquisitos, cuyo empatado, decoración   y temperatura es fundamental para su presentación, puedan enviarlo o entregarlos en una fría y triste caja de cartón.

Ya hay varias empresas de envases y embalajes que han mejorado, hasta la exquisitez la presentación de sus artículos de cartonaje y plásticos que bien podrían dejarnos asombrados, si bien hay que pagar este extra de “presentación”. Entiendo que una carta larga y platos minuciosamente elaborados, sean complicados de enviar “a domicilios” por su complejidad a la hora de su presentación, cada restaurante tiene su sello y han de cuidar su estética, sabor, temperatura y acabado, pero no todos son igual de sensibles en su exposición. Animo hacer una pequeña carta con sus platos más significativos, apto para ser envasados y transportados, a la vista de lo que puede presentarse en un futuro próximo. Esperemos que este tsunami no inunde toda nuestra piel de toro y salvemos muchas regiones, por el bien de nuestra salud y nuestra economía. @mundiario