Buscar

MUNDIARIO

Hay una razón muy específica por la que odias el cilantro

Una encuesta genética arroja que existe un gen muy específico que hace que a algunas personas les desagrade el sabor de esta hierba particular.
Hay una razón muy específica por la que odias el cilantro
Bowl de atún con cilantro. / Pexels.com.
Bowl de atún con cilantro. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Para ser solo una hierba, el cilantro es muy divisivo. La gente lo odia o lo ama. Julia Child convalidó el odio al cilantro en una entrevista de 2002 con Larry King cuando admitió que detestaba el cilantro, diciendo que tenía un "sabor muerto". Otros dicen que deja un sabor a jabón en la boca, y algunos incluso han comparado el sabor con los insectos machacados, pero hay más en la repulsión del cilantro que en las papilas gustativas: es biológico.

Está en tus genes

¿Qué ocurre detrás de este fenómeno peculiar? 

Según una encuesta genética realizada por investigadores de la Universidad de Cornell, existe un gen muy específico que hace que a algunas personas les desagrade el sabor del cilantro. Después de encuestar a casi 30.000 personas, los científicos lo identificaron con el gen OR6A2. Este gen "codifica el receptor que capta el aroma de los químicos aldehídos", estos químicos se encuentran en el cilantro y el jabón, por lo que muchas personas dicen anecdóticamente que el cilantro sabe a jabón.

¿A cuántas personas afecta esto?

Se ha estimado una fuerte aversión a los impactos del cilantro en cualquier lugar del 4 al 14 por ciento de la población general de EE UU, informa New York Daily News. Esta aversión se encuentra más comúnmente en algunas razas y etnias que en otras. Un estudio anterior encontró que el 21 por ciento de los asiáticos orientales, el 17 por ciento de las personas de ascendencia europea y el 14 por ciento de las personas de ascendencia africana dicen que no son fanáticos del cilantro. Mientras tanto, solo el 3 por ciento de los asiáticos del sur, latinoamericanos y del Medio Oriente sentían lo mismo por la hierba.

Eso no quiere decir que estés genéticamente conectado para despreciar el cilantro para siempre. Según Nicholas Eriksson, autor principal del estudio mencionado anteriormente, las personas pueden cambiar su percepción del cilantro. En una entrevista con The Salt, Eriksson recomienda triturar las hojas antes del consumo (por ejemplo, hacer un pesto de algún tipo), ya que romper la hierba liberará enzimas que convertirán el sabor del jabón en algo más suave.  @mundiario