Buscar

MUNDIARIO

Hay una razón científica detrás de salar el agua de la pasta

Una pista: tiene que ver con el punto de ebullición.

Hay una razón científica detrás de salar el agua de la pasta
Pasta cocinándose. / Pexels.com.
Pasta cocinándose. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Si eres un veterano fabricante de pasta, puedes agregar un poco de sal kosher o sal marina al agua de tu pasta, pero ¿qué hace exactamente? La sabiduría convencional, supuestamente científica, detrás de la práctica es que agregar sal cambiará la composición química del agua, lo que hará que hierva más rápido.

Si bien la primera mitad de la sabiduría es correcta (la composición química cambia), la segunda mitad no suena verdadera... técnicamente. Como resultado, la adición de sal en realidad aumenta ligeramente el punto de ebullición del agua. Sin embargo, esto no significa que tu noche de lasaña vaya a retrasarse, no por mucho tiempo. 

Dependiendo del tamaño de la olla, la cantidad de agua en la olla y la cantidad de sal añadida (dentro de lo razonable), el punto de ebullición del agua aumentará de uno a cuatro grados Fahrenheit. La protuberancia es bastante insignificante, pero el agua salada estará un poco más caliente con sal que sin ella, por lo que la pasta tendrá que pasar menos tiempo hirviendo durante los ocho minutos de anticipación antes de que se vuelva boloñesa.

Entonces, si la diferencia es minúscula, ¿vale la pena? Sí, aunque el método es ligero en cuanto a los beneficios científicos, será, simple y llanamente, una pasta más sabrosa. Además, incluso después de drenar la pasta, el agua de la pasta salada se puede usar para agregar sabor y espesar la salsa.   @mundiario