Buscar

MUNDIARIO

Por esta razón tu cara se pone roja cuando tomas alcohol

Si tu cara se pone muy roja como el vino en tu copa, puede deberse a tu genética.

Por esta razón tu cara se pone roja cuando tomas alcohol
Chica bebiendo alcohol. / Pexels.com.
Chica bebiendo alcohol. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

¿Tu cara siempre luce quemada por el sol después de un par de copas? No estás solo. Sin embargo, una búsqueda en Internet puede hacer que te preocupes por una gran cantidad de causas relativamente poco probables, como reacciones alérgicas intensas o presión arterial alta.

La verdadera razón por la que te ves tan rojo después de la hora feliz se reduce a la ciencia. Básicamente, la piel enrojecida es la forma en que tu cuerpo te hace saber que no estás metabolizando el alcohol tan eficientemente como deberías. El alcohol se metaboliza o descompone en acetaldehído y cuando tu cuerpo no puede metabolizar el compuesto durante este proceso, los capilares sanguíneos en tu cara se dilatan, lo que resulta en una "reacción de descarga de alcohol" visiblemente manchada.

Si tomas dos copas de vino muy rápido, como más de dos en una hora, tu cuerpo no puede deshacerse del acetaldehído lo suficientemente rápido, por lo que tu cara puede ponerse roja.

Debido a las diferencias genómicas, el 80 por ciento de los asiáticos orientales experimentan esta reacción porque han heredado una copia hiperactiva de un gen que metaboliza el alcohol, por lo que descomponen el acetaldehído extremadamente rápido, a veces hasta 100 veces más rápido. Debido a esto, no experimentan el típico "zumbido" de alcohol. En cambio, ALDH2 (aldehído deshidrogenasa 2) hace que el acetaldehído se libere de su torrente sanguíneo a un ritmo lento, lo que provoca una acumulación significativamente mayor de acetaldehído y mejillas rojas. Además, las personas que tienen una copia hiperactiva de este gen pueden experimentar náuseas, dolores de cabeza y malestar general al beber alcohol. Son menos propensos a beber alcohol debido a cómo los hace sentir.

Un estudio de 2018 en Nature sugiere que aquellos que obtienen un rubor rojo mientras toman alcohol pueden ser más susceptibles a dañar su ADN que aquellos que no lo hacen. Usando un modelo de ratón, los investigadores descubrieron que el gen responsable de la descarga hace que sea cuatro veces más probable que tenga daño en el ADN después de una sola dosis de alcohol. 

Aunque no hay forma de cambiar tu reacción genética al alcohol, existen tácticas para minimizar las mejillas sonrosadas. Para empezar, no intentes tomar más para desarrollar una tolerancia con la esperanza de que el enrojecimiento finalmente disminuya, desafortunadamente, no funciona de esa manera. Los médicos desalientan con avidez esta estrategia, ya que en realidad puede agravar la afección.

En cambio, limita tu consumo de alcohol. Idealmente, los hombres deben consumir no más de dos bebidas alcohólicas estándar por día y las mujeres deben cumplir con un máximo de una bebida alcohólica por día. El consumo excesivo de alcohol sobrecargará drásticamente tu cuerpo, así que mantente alejado de los barriles de cerveza en las fiestas. Toma despacio y con moderación para evitar el rubor.

Si sufres una reacción de descarga de alcohol, identifica tu límite y evita excederte tanto como sea posible. Eso puede significar decir adiós a tus bebidas favoritas.   @mundiario