Hostelería, entre la espada y la Covid-19

IMG_7445
Un bar. / M José Zambrano

Si ya vivimos una época complicada para poder hacer planes de futuro y recuperar del sector de la hostelería todo lo perdido tras el cierre por el estado de alarma, flaco favor están haciendo el Ejecutivo, y las Comunidades Autónomas, legislando cada una por su lado.

Hostelería, entre la espada y la Covid-19

Ciertamente vivimos en unos días difíciles y con mucha incertidumbre, que cambia día a día y que está poniendo  nerviosos a muchos afectados por las normas tomadas, pensando  que no sólo la Salud está marcando las últimas resoluciones del Ministerio de Sanidad .

En Madrid, entre Ayuso e Illa, están volviendo locos a todos los negocios que intensifican su impulso económico en el ámbito de la noche, y me refiero a la hostelería y la restauración, más concretamente (sin dejar de lado otros sectores que viven de ellos, por ejemplo los servicios de transportes públicos).

Esta  semana han aprobado en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS),los criterios que han conducido  a ordenar medidas drásticas como el confinamiento perimetral de varias localidades mayores de 100.000 habitantes, entre ellas la ciudad de Madrid.

Pero ¿Cuáles  son los parámetros utilizados para confinar a municipios y limitar la movilidad de sus ciudadanos, las reuniones sociales, aforos en bares, restaurantes…? Nos remitimos a tres :

Incidencia acumulada

Son los casos de covid-19 registrados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. El Gobierno ha puesto la línea roja en los 500, un número ya de por sí elevado

Plazas en UCI

El segundo criterio en el que se basarán para restringir movilidad, reuniones y aforos está dentro de los hospitales. Se marca como  una ocupación de las uci superior al 35%. Es decir, la comunidad tendría que tener más del  35 % de sus plazas de unidades de cuidados intensivos ocupadas por pacientes con la Covid-19.

Tasa de positividad

Se trata de la cifra de personas que dan positivo de entre todas las que se someten a una prueba PCR. El Gobierno quiere poner el límite en el 10 %.

La restauración en Madrid, y desgraciadamente en poco tiempo en más localidades, se encuentra ahora sumida en una cuarentena de 14 días, que pueden ser prorrogables, una situación que les obliga a reducir aforo, comensales por mesa, y lo que es peor, horario de cierre. Es prácticamente imposible sobrevivir dando sólo desayunos (quien los de) y almuerzos.

De todos es conocido la importancia que tiene el horario nocturno en nuestras ciudades y pueblos, los españoles guardan sus ganas, dineros y charlas para esta franja horaria, con ésta delecion es imposible que sobrevivan los establecimientos de restauración. No puede mandar más personal “a casa”, ya que están trabajando los justos para dar un servicio “decente”, pero es del todo improbable que las cuentas salgan, y no todos los locales pueden tirar dos o más semanas en éste plan.

La hostelería, mira con mucha preocupación las cifras que cada día salen en prensa o TV, asistiendo desgraciadamente  a un escenario  que augura un ritmo mayor al deseado, y para colmo sin ayudas específicas del Gobierno al sector de la hostelería y restauración, que no paran de pedir auxilio y éstos miran para otro lado.

Algunos  restauradores que se están planteando volver a cerrar sus puertas y cancelas, cansados de malas cifras, de lo que pueda durar esta segunda ola  y temiéndose la ruina definitiva, para colmo con la duda de telón de fondo si se está en medio de una guerra sanitaria o política, es triste y penoso.

Esperemos que éstas últimas medidas, duras y no bien entendidas por los empresarios de la restauración (aunque tengan que acatarlo), signifique una mejora en la tasa de contagios y una pronta vuelta a las condiciones que ya se disfrutaban anteriormente a esta resolución del BOE del 30 de Septiembre y que ha afectado principalmente, y de momento a la comunidad de Madrid. @mundiario

Hostelería, entre la espada y la Covid-19
Comentarios