Buscar

MUNDIARIO

He aquí por qué cocinar y hornear te hace sentir bien, según la ciencia

Un estudio encontró que aquellos que participan en proyectos creativos (como cocinar y hornear) son más felices en su vida cotidiana.
He aquí por qué cocinar y hornear te hace sentir bien, según la ciencia
Una pareja cocinando. / Pexels.com.
Una pareja cocinando. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

La gente que hornea realmente ama hornear; aprovecharán cualquier oportunidad para preparar un regalo para compartir con otros y poner a trabajar su batidora, pero resulta que podría haber otra razón por la cual hornear y cocinar hace que algunas personas se sientan tan bien.

Un estudio publicado en el Journal of Positive Psychology encontró que aquellos que participan en proyectos creativos (como cocinar y hornear) son más felices en su vida cotidiana. Después de seguir a 658 participantes en el transcurso de dos semanas, los investigadores encontraron una correlación entre la creatividad cotidiana y el funcionamiento psicológico positivo.

¿Traducción? Los sujetos que participan en tareas creativas informan que son más enérgicos, tranquilos y más felices al día siguiente.

"Existe un reconocimiento creciente en la investigación de psicología de que la creatividad está asociada con el funcionamiento emocional", dice Tamlin Conner, psicólogo de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda y autor principal del estudio, en un comunicado de prensa. "Sin embargo, la mayor parte de este trabajo se centra en cómo las emociones benefician o obstaculizan la creatividad, no si la creatividad beneficia o obstaculiza el bienestar emocional".

¿Por qué es este el caso? Una razón podría ser que hornear es una salida para que algunas personas se expresen creativamente, al igual que pintar o escribir.

"Hornear tiene el beneficio de permitir a las personas la expresión creativa", le dice a HuffPost la profesora asociada de psicología y ciencias del cerebro de la Universidad de Boston, Donna Pincus. "Hay mucha literatura sobre la conexión entre la expresión creativa y el bienestar general. Ya sea pintando, haciendo música u horneando, existe un alivio del estrés que las personas obtienen al tener algún tipo de salida y una forma de expresarse".

Pincus también afirma que la cantidad de enfoque requerida puede servir como una herramienta para desestresarse.

La verdad es que hornear realmente requiere mucha atención. Tienes que medir, concentrarte físicamente en extender la masa. Si te enfocas en el olfato y el gusto, en estar presente con lo que estás creando, ese acto de atención plena en ese momento presente también puede tener como resultado la reducción del estrés.

La conexión entre la cocina y la salud mental es lo suficientemente efectiva como para que la terapia culinaria sea una herramienta para ayudar a algunas personas a enfrentar la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental.

La CAT (terapia de arte culinario), por ejemplo, combina el bienestar emocional con una necesidad real muy práctica que todos tenemos. Todos necesitamos comer y ciertamente estamos mejor si lo sabemos y no solo nos sentimos cómodos en la cocina, sino que realmente podemos disfrutar de nuestro tiempo de preparación de alimentos y nos hace una mejor persona.    @mundiario