Los granos ancestrales, ¿una solución a la alimentación saludable?

Plato con avena, semillas de chía, fresas y leche. / RRSS
Plato con avena, semillas de chía, fresas y leche. / RRSS

Tres cada cuatro adultos padecen de obesidad o sobrepeso. Los granos ancestrales parecen ser una solución acertada.

Los granos ancestrales, ¿una solución a la alimentación saludable?

La pandemia empeoró los hábitos alimenticios. Sin embargo, un gran número de la población está interesada en alimentarse de forma saludable, sobre todo para sentirse mejor, alargar sus vidas y prevenir enfermedades. Algunos, ya han comenzado con ciertos hábitos, tales como ingerir más vasos de agua al día, comer más frutas y verduras y hacer a un lado los alimentos procesados.

Podría decirse que se trata de una tendencia mundial que se impone para alcanzar una alimentación más saludable, y es allí en donde se encuentran los granos ancestrales, los cuales tienen propiedades nutricionales únicas que aportan múltiples beneficios al organismo.

Estos granos ancestrales son ricos en antioxidantes, minerales, vitaminas y prebióticos. Se trata de un grupo de semillas que no han sido modificadas ni alteradas genéticamente durante el paso de los años. Entre estas semillas se encuentra la quinoa, el amaranto, el trigo, la chía, la cebada, la canela, la cúrcuma, entre otras.

Beneficios de los granos ancestrales

Entre los beneficios de los granos ancestrales se encuentran los siguientes:

  • Quinoa: es un pseudocereal, pero contiene suficiente algodón como para ser considerada como si fuese un cereal. Además, es considerada un superalimento por su aporte de proteínas. Es antiinflamatoria y posee antioxidantes.
  • Teff: fue una de las primeras plantas que cultivó el ser humano. Tiene gran cantidad de fibra y contiene los ocho aminoácidos esenciales.
  • Amaranto: tanto sus semillas como sus hojas son comestibles. Tiene un alto valor proteico, superior al de la leche de la vaca. Además, cuenta con fósforo, calcio, hierro, zinc, vitamina B y vitamina E.
  • Trigo sarraceno: se indica para perder peso, ya que tiene “fagomina”, la cual retarda la sensación de hambre.
  • Chía: un alimento básico para culturas ancestrales. Es muy energética y aporta fibra, fósforo, manganeso y calcio, además de omega-3.
  • Cúrcuma: en la medicina india se utilizó durante milenios, ya que tiene un potente efecto antiinflamatorio.

Si deseas mejorar tu salud, comenzando por los hábitos alimenticios, es importante considerar estos granos ancestrales que no han sido genéticamente alterados, sino que vienen directos de la naturaleza para su consumo. @mundiario

Los granos ancestrales, ¿una solución a la alimentación saludable?
Comentarios