Buscar

MUNDIARIO

Los estudios demuestran que puedes engañar a tu cerebro para que te gusten las verduras

Algunos trucos psicológicos simples pueden ayudarte a consumir productos más saludables. Además, descubre por qué los padres nunca deben esconder las verduras en la comida de los niños.

Los estudios demuestran que puedes engañar a tu cerebro para que te gusten las verduras
Vegetales. / Pexels.com.
Vegetales. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Si bien reconoces que las verduras están llenas de nutrientes y estuviste expuesto regularmente a ellas cuando eras niño, no deseas comerlas más. Tu aversión parece estar más relacionada con la textura que con el sabor, prácticamente no sabe a nada, ¿no?...Mmm, más adelante lo resolvemos.

Con tantas personas que carecen de verduras en sus dietas, indagamos si las personas pueden entrenarse para que les gusten, o al menos para comer más, y cómo pueden enseñar a sus hijos a amar las verduras.

Para muchos, las verduras frescas no son asequibles ni sostenibles

En primer lugar, luego de investigar, se puede decir que la ausencia de verduras en tantas dietas puede deberse a la accesibilidad de los productos y a los horarios ocupados que impiden que las personas coman de manera más saludable. Pero, no es solo eso, muchas personas, especialmente en áreas de bajos ingresos, también carecen de acceso a frutas y verduras frescas. Además, comer vegetales frescos hechos en casa se echan a perder demasiado rápido, ¿cierto?

Pues basta de excusas, la solución a todo esto son las verduras enlatadas o congeladas, son tan ricas en nutrientes como las frescas, tienen una vida útil más larga ¡y son más económicas!

Evitar los vegetales también puede ser genético o psicológico

La genética podría predeterminar una aversión por las verduras. Las personas con genes supertaster, son personas que, tienen más papilas gustativas y experimentan sensaciones gustativas más fuertes, especialmente relacionadas con el amargor. Los Supertasters tienden a ser quisquillosos y reacios a muchas verduras, como las espinacas, el brócoli y las coles de Bruselas.

Los factores psicológicos también influyen en los gustos y disgustos de la comida. Por ejemplo, si alguien se vio obligado a comer brócoli cuando era niño, puede tener una asociación negativa o traumática con la comida y no comerla como adulto. Aunque las reacciones son subconscientes, los alimentos pueden provocar sentimientos negativos.

Tu cerebro puede adaptarse a comer más vegetales

Puede que no te gusten todas las verduras, pero puedes entrenarte para comer más. Solo se necesita voluntad para hacer cambios en el estilo de vida y adoptar nuevos hábitos. Pensar positivamente en incorporar más verduras en una dieta puede ayudar a engañar al cerebro para que esté dispuesto a comer más. 

La investigación muestra que más personas comieron vegetales cuando fueron etiquetados con descripciones más emocionantes e indulgentes que no mencionaron la salud. En el estudio, cuando las judías verdes fueron descritas como "judías verdes dulces y chalotes crujientes", un 25% más de sujetos eligieron comerlas.

También puedes sentirte más interesado en comer alimentos como verduras si te hacen sentir bien o si ves algún tipo de mejora de la salud como resultado de comerlos, según la investigación. El concepto conocido como aprendizaje de sabor y nutrientes podría ayudar a las personas a ver las verduras bajo una luz más positiva.

Teniendo esto en cuenta, podrías adoptar una variedad de verduras y experimentar con diferentes recetas, sabores y formas de prepararlos, ¿no?

Es más probable que tus hijos coman más verduras si tú lo haces

Los comportamientos de comer vegetales de los adultos juegan un papel clave en el consumo de vegetales de los niños. La investigación muestra que la exposición repetida a las verduras aumenta el consumo. 

Ofrécele a tu hijo vegetales de manera persistente y prepáralos de formas nuevas y diferentes para crear entusiasmo, pero nunca lo obligues a comer algo que no quiera comer. Puede que a los padres no siempre les gusten los alimentos saludables, pero proyectar una aversión a las verduras o cualquier otro alimento es un no-no. Los niños podrían internalizar los comentarios, haciéndolos adoptar comportamientos similares y ver ciertos alimentos como buenos o malos.

Las comidas familiares regulares brindan a los padres la oportunidad de exponer a los niños a nuevos alimentos y modelar sus propios hábitos alimenticios saludables. La investigación muestra que cuando las familias comen juntas a menudo, las comidas son de mayor calidad, con más frutas y verduras. Por eso, involucrar a los niños en la compra de alimentos y la preparación de comidas aumenta la aceptación de los alimentos y aumenta la ingesta de vegetales.

El comer quisquilloso es común entre los niños, y muchos lo superan. Los padres pueden tener la tentación de esconder las verduras en los platos que a los niños les gustan para asegurarse de que obtengan los nutrientes, pero puede ser contraproducente. Podrían perder la confianza y luego no querer probar nada. Solo tienes que conocer a tus hijos y saber que una cosa no va a funcionar para todos.  @mundiario