¿Qué es la alimentación intuitiva?

Una mujer comiendo. / Pixabay
Una mujer comiendo. / Pixabay

Una nueva concepción sobre la forma de alimentación se impone: la alimentación intuitiva, o el solo escuchar a tu cuerpo.

¿Qué es la alimentación intuitiva?

No todo es una talla y una báscula. Por mucho tiempo a las mujeres se nos han impuesto medidas para nuestro cuerpo, pero, ¿qué tal si nos reconciliamos con él y le escuchamos? Esto es lo que propone la alimentación intuitiva.

No se trata de hacernos daño ni de afectar nuestra salud. Al contrario, conocer sobre nutrición nos permitirá saber qué alimentos nos aportan nutrientes y cuáles son más perjudiciales; más bien, se trata de atender las verdaderas necesidades de nuestro organismo.

¡Basta de dietas rígidas!

Por un lado, la alimentación intuitiva nos propone rechazar las dietas para bajar de peso, ya que la mayoría de ellas no son equilibradas y comprometen nuestro bienestar. Más bien, escuchando a nuestro cuerpo podremos saber qué nutrientes nos está pidiendo de verdad y la mayoría de los esquemas dietéticos son rígidos.

Aceptar el hambre también es parte de la alimentación intuitiva. No podemos ocultar cuando sentimos hambre. Comer ensaladas todo el tiempo no es lo que nos va a salvar la vida. Ni siquiera nos hará bien, ni física ni psicológicamente.

Reconciliación con el cuerpo

En el proceso de reconciliación con el cuerpo, debemos transmitirle la confianza de que siempre podrá tener acceso a los alimentos que necesita. Mientras más le privamos, más temor sentirá y con ello solo alimentaremos la ansiedad.

De igual modo, hacemos las paces con los alimentos perjudiciales, hacerle saber a la mente que allí están los helados y las pizzas con las bebidas con edulcorantes. Nos daremos cuenta que ni siquiera nos van a provocar. Porque la mente sabe que cuando más le prohibimos algo, más lo anhelará.  


Quizás también te interese: 

10 famosas que nos han enseñado a creer en el body positive


 

Escuchar las emociones

Escuchar a la saciedad también es relevante. Podemos comer cuando tenemos hambre y luego detenernos cuando nos sintamos saciadas. De este modo, mantendremos un equilibrio en nuestro organismo.

Sentémonos y comamos con gusto, sin obligarnos, sintiendo el placer de la comida; esto es parte de amarnos a nosotras mismas también. De igual modo, también debemos separar los sentimientos, es decir, evitar comer por frustración o soledad. Hay un tipo de hambre que es emocional y otra que es fisiológica, esto sí necesitamos llevarlo a la balanza.

La tendencia de #bodypositivity va creciendo y no es una casualidad, es porque cada día aumenta el número de mujeres que aman su cuerpo, tal como son. Unirnos a la positividad corporal puede ser de ayuda. Por último, no olvidemos los ejercicios de meditación y atención plena, esto nos ayudará a comunicarnos mejor con nuestro cuerpo. @mundiario

¿Qué es la alimentación intuitiva?
Comentarios