Buscar

MUNDIARIO

¿Eres sensible al gluten? Tal vez podrías tener esta alergia similar

Si necesitas seguir una dieta libre de gluten, es posible que ni siquiera sepas que lo que te inflama es una proteína pequeña llamada gliadina. 

¿Eres sensible al gluten? Tal vez podrías tener esta alergia similar
Gluten free. RR SS.
Gluten free. RR SS.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Si necesitas (o eliges) seguir una dieta libre de gluten, es posible que ni siquiera sepas que un jugador clave en tu respuesta inflamatoria al gluten es una proteína pequeña llamada gliadina. Saber qué es puede ayudarte a comprender mejor tu respuesta al gluten y cómo evitar una reacción grave.

¿Qué es la gliadina?

El gluten se compone de dos proteínas principales: glutenina y gliadina. La gliadina constituye aproximadamente el 70% de la proteína en el gluten, y es la gliadina la que causa la respuesta inmune para aquellos que tienen enfermedad celíaca, así como para muchos que no tienen celiaquia pero experimentan síntomas inflamatorios después de comer alimentos que contienen gluten.

¿Qué es una alergia a la gliadina y en qué se diferencia del celíaco?

Una alergia a la gliadina ocurre cuando la proteína, la gliadina, no se descompone adecuadamente (en un proceso llamado desaminación), causando una respuesta inmune que produce inflamación e intolerancia (y para muchos, varios síntomas que pueden ser similares al síndrome del intestino irritable).

La diferencia entre una alergia a la gliadina y la enfermedad celíaca es que en la enfermedad celíaca, las personas terminan con daños en el revestimiento del intestino. Por otro lado, en una alergia a la gliadina, no hay daño en el revestimiento del intestino. Además, las personas con alergias a la gliadina no son sensibles a la glutenina, la otra proteína presente en el gluten (para referencia, las personas con enfermedad celíaca son sensibles a la gliadina y la glutenina). Sin embargo, es imposible eliminar solo la gliadina de las fuentes de gluten; así que incluso si solo tienes intolerancia a la gliadina, es clave evitar el gluten por completo para reducir los síntomas.

La intolerancia a la celíaca y la gliadina también difiere en términos de pruebas. El celíaco se prueba mediante un análisis de sangre, seguido de una biopsia (¡la biopsia generalmente es la más útil para el diagnóstico!). Un diagnóstico no celíaco, como intolerancia a la gliadina o alergia, generalmente se guía por los síntomas.

Y no necesariamente tienes que ir al consultorio del médico: un dietista registrado puede ordenar una prueba de heces y observar sus anticuerpos anti-gliadina, que son locales a la sensibilidad intestinal en lugar de sistémicamente en todo el cuerpo como en el caso de los celíacos. Si estos anticuerpos son altos, puede indicar una sensibilidad. El nivel de anticuerpos anti-gliadina puede disminuir una vez que elimines el gluten de tu dieta y apoyes el revestimiento de tu intestino.

Para las personas con alergia a la gliadina, los síntomas pueden incluir dolores de cabeza, urticaria crónica, pérdida de la menstruación en mujeres, fatiga, dolor de estómago o calambres. La hinchazón también puede ser parte de los síntomas, así como la diarrea.

El resultado final: el hecho de que no tengas enfermedad celíaca no significa que no tendrás problemas con el gluten y los componentes que contiene.

¿En qué alimentos está la gliadina?

La gliadina se encuentra principalmente en las principales fuentes de gluten, como el pan, la pasta y la pizza, pero como el gluten, también se puede encontrar en otros lugares furtivos como aderezos, salsas, roux y, en algunos casos, de contaminación cruzada. De hecho, muchas personas sensibles a la gliadina descubren que son las fuentes menores de exposición las que causan el mayor problema. Tiene sentido: si alguien está comiendo en restaurantes y está expuesto a estas fuentes con frecuencia, puede causar problemas persistentes de intolerancia, especialmente si alguien no sabe de dónde viene.

Por lo tanto, para evitar una posible alergia a la gliadina, es posible que desees examinar lugares más pequeños donde puedes estar obteniendo fuentes furtivas de gluten en tu dieta.

Principales fuentes de gluten y gliadina

A continuación, se presentan algunas de las fuentes más obvias de gluten y gliadina. Estas fuentes son bastante fáciles de detectar, por lo que puede ser un poco más fácil evitar el intolerante al gluten y la gliadina. Nuevamente, es imposible eliminar solo la gliadina de las fuentes de gluten, por lo que incluso si no necesariamente tiene celíaco, lo mejor es evitar estas fuentes de gluten.

- Trigo: el trigo es una fuente importante de gliadina y se usa en muchos lugares además de productos horneados, panes, pastas y pizzas; también se usa como aglutinante o relleno en muchos alimentos procesados.

- Cebada: la cebada contiene gliadina y se usa en muchos alimentos procesados ​​como relleno o edulcorante (a menudo se encuentra como malta de cebada en los cereales).

- Centeno: el centeno contiene gliadina, pero es bastante fácil de evitar porque aparece principalmente en la cerveza y el pan de centeno, y no se usa en muchos alimentos manufacturados (por lo general, aparece solo).

- Avena: si tienes intolerancia al gluten o la gliadina, se debe evitar la avena a menos que estén marcados sin gluten. La avena es naturalmente libre de gluten, pero el gluten puede aparecer como resultado de la propagación de semillas de trigo en los campos de avena o en la contaminación cruzada durante el procesamiento. Así que haz una doble verificación para asegurarte de que tu avena no contenga gluten.

Fuentes menores de gluten y gliadina

Es posible que las personas no se den cuenta de que estos alimentos son los culpables de su respuesta inflamatoria. Estas son algunas de las fuentes menos obvias de gluten y gliadina.

- Frutos secas: es el procesamiento y la contaminación cruzada lo que puede crear un problema para la intolerancia al gluten, así que siempre asegúrate de leer las etiquetas.

- Aderezos para ensaladas: los espesantes para aderezos para ensaladas a menudo contienen gluten, principalmente cebada y, a veces, salsa de soja.

- Jarabe de arroz integral: aunque el arroz integral es naturalmente libre de gluten, el procesamiento del jarabe a menudo puede involucrar enzimas de cebada.

- Miso: a veces la base de miso también se puede hacer con cebada, por lo que es posible que desees verificar la pasta de miso que estás utilizando para asegurarte de que realmente no contenga gluten.

- Píldoras y suplementos: el gluten se puede usar para unir las píldoras, por lo que puedes encontrar sustitutos sin gluten.

- Carne y aves de corral: a veces las proteínas de trigo hidrolizadas y la salsa de soja en carnes saborizadas, sazonadas o marinadas son los culpables. Las carnes frías también suelen contener gluten.

- Sopas y salsas: la harina de trigo a menudo se usa como espesante para este tipo de artículos, ¡así que vigila tus etiquetas!

En resumen

Aunque las alergias a la gliadina no nos afectan a todos, si eres sensible al gluten, y has sido examinado para detectar celíacos y el análisis de sangre es negativo, es posible que tengas alergia a la gliadina. Si te sientes incómodo al comer gluten, puede ser útil evitar las fuentes principales y menores de gliadina y tener en cuenta la contaminación cruzada para ver si ayuda a mejorar tus síntomas.

Las personas que evitan el gluten tienden a necesitar aumentar la fibra en sus dietas, así que busca agregar más verduras y granos integrales sin gluten (arroz, trigo sarraceno, amaranto, quinoa) a tu plato.   @mundiario