La dieta mediterránea y su impacto en el ejercicio de resistencia

Ensalada mediterránea.
Ensalada mediterránea.
La dieta mediterránea puede ofrecer una mejora de rendimiento inmediata a quienes disfrutan de practicar deportes de resistencia, según un reciente estudio.
La dieta mediterránea y su impacto en el ejercicio de resistencia

La Universidad de Saint Louis, Estados Unidos, ha llevado a cabo un experimento para valorar cuál es el impacto que la dieta mediterránea tiene en los deportistas de resistencia. Los resultados han sido sorprendentes ya que, en solo 4 días, han experimentado una mejora del 6 % en su rendimiento. Un estudio con mucha tela que cortar.

Los detalles del estudio

Poco se puede decir a estas alturas de los beneficios de la dieta mediterránea a todos los niveles. De hecho, cualquiera que tenga dudas al respecto, solo tienes que echar un vistazo a este artículo de MyProtein. A través de él es posible entender por qué, a pesar de las modas y los nuevos descubrimientos, sigue estando en boga.

Los resultados y parámetros del estudio de la Universidad de Saint Louis han sido publicados en la revista Jornal of the American College of Nutrition. En ella se detalla que se ha comparado el rendimiento de deportistas de resistencia (principalmente, corredores de fondo) después de seguir durante una semana dos tipos de dietas:

  • Dieta occidental. Caracterizada por bajas cantidades de verduras, frutas y aceites sin refinar, así como por altas cantidades de grasas saturadas y trans, azúcares refinados, sal, lácteos y alimentos procesados.
  • Dieta mediterránea. Marcada por el consumo en abundancia de frutas y verduras, aceite de oliva, cereales enteros y frutos secos al natural. En ella se evitaron las carnes rojas y demás alimentos admitidos en la anterior.

Para el estudio se ofrecieron voluntarios un total de 7 mujeres y 4 hombres. Todos ellos tenían que correr sobre una cinta 5 kilómetros ofreciendo su mejor versión.

Una victoria clara de la dieta mediterránea

Los resultados fueron contundentes. De media, tanto los hombres como las mujeres que se ofrecieron voluntarios para el estudio corrieron un 6 % más rápido tras alimentarse durante solo 4 días con menús propios de la dieta mediterránea. En cuanto a sensaciones, declararon sentirse más ligeros y ágiles.

Sin embargo, dentro del estudio también se realizaron pruebas de esfuerzo anaeróbico, es decir, de 'sprints' en distancias cortas. En ellas no hubo ninguna diferencia de rendimiento tras seguir ambos tipos de dieta.

Pero ¿por qué se produce esa mejora de rendimiento?

Edward Weiss, profesor de nutrición y dietética y director del experimento de la Universidad de Saint Louis, lo explica a modo de cliché al afirmar que “lo que es bueno para la vida, lo es también para el deporte”.

También añade que muchos deportistas de élite mejoran su rendimiento de forma inmediata al consumir determinados alimentos. Solo hay que pensar, por ejemplo, en los suplementos de sales minerales que los ciclistas o los maratonianos usan durante las carreras para reponer sus fuerzas. Evidentemente, al aportar lo que el cuerpo necesita mediante alimentos naturales y saludables de forma sostenida en el tiempo, la mejora en el rendimiento se hace palpable rápidamente. Y no solo así. Los efectos también permanecen con el paso del tiempo.

Hasta ahora, la dieta mediterránea se consideraba como una de las más saludables del mundo para la población general. Sin embargo, existían reticencias en el mundo del deporte profesional al considerar que era escasa en lo que respecta al aporte de proteínas de gran calidad biológica. Este estudio demuestra que no es así.

En definitiva, la dieta mediterránea puede ofrecer una mejora de rendimiento inmediata a quienes disfrutan de practicar deportes de resistencia. Y no solo a los profesionales. También a todos aquellos que salen a correr o a montar en bici cada fin de semana y que quieren mejorar sus tiempos y sus sensaciones durante las carreras.

La dieta mediterránea y su impacto en el ejercicio de resistencia
Comentarios