Una cura milagrosa: limón, sal y pimienta

Cáscara de limón. / Pexels
Cáscara de limón. / Pexels

Estos tres ingredientes son lo único que necesitas para tratar una diversidad de problemas en el organismo y experimentar bienestar general.

Una cura milagrosa: limón, sal y pimienta

No solo se trata de un aderezo para ensaladas. Aunque bien pudiese funcionar como aderezo, en realidad, el limón, la sal y la pimienta también sirven para aliviar algunos malestares.

Desde hace mucho tiempo, el limón es usado como tónico, loción y como diurético, sin embargo, al ser combinado con la pimienta y la sal sus beneficios se multiplican.

Por otro lado, al igual que el oxígeno y el agua, la sal también es importante para que el organismo funcione de forma correcta. No obstante, se debe tener cuidado con su consumo en exceso, ya que estresa al corazón. En todo caso, en lugar de usar la sal común, es mejor optar por la sal del Himalaya.


También te puede interesar:

Limpia tu hígado y pierde peso con esta bebida


En cuanto a la pimienta negra, esta también ha sido muy empleada desde la antigüedad para una diversidad de malestares. De manera que, estos tres ingredientes, al ser unidos, funcionan para:

  1. Aliviar el dolor en la garganta: solo basta una cucharada de jugo de limón, media cucharadita de pimienta negra y un poco de sal en un vaso de agua tibia y hacer gárgaras.
  2. Pulverizar los cálculos biliares: estos se caracterizan por ser depósitos de jugos digestivos en la vesícula biliar, sin embargo, cuando se combina aceite de oliva, un poco de limón y pimienta negra en un vaso, se pueden eliminar.
  3. Eliminar úlceras bucales: también llamadas 'aftas'. Solo se requiere de una cucharada de sal del Himalaya con un poco de agua. Se debe usar como un enjuague bucal, varias veces al día.
  4. Perder peso: para lograrlo, se necesita un cuarto de cucharadita de pimienta negra molida, dos cucharadas de jugo de limón y una cucharada de miel en un vaso de agua. Se debe tomar un poco en las mañanas, estando en ayunas.
  5. Malestar estomacal: o náuseas. Se puede aliviar con un poco de limón y pimienta negra, en un vaso de agua tibia. Esto detiene las náuseas de inmediato.
  6. Aliviar el resfriado: nada mejor que el limón para aliviar los síntomas del resfriado común. Solo basta poner a hervir jugo de limón con un poco de ralladura del mismo, se deja en cocción por diez minutos. Una vez que esté listo se retira la ralladura.

Estos tres ingredientes actúan de forma eficaz contra la diversidad de malestares mencionados, por lo que, el limón, la sal y la pimienta jamás deben faltar en tu cocina. @isbeliafarias90210 en @mundiario

Una cura milagrosa: limón, sal y pimienta
Comentarios