Buscar

MUNDIARIO

¿Cuántos españoles engordaron durante el confinamiento provocado por el coronavirus?

De acuerdo a un estudio realizado por la SEEDO, los resultados reflejan los malos hábitos alimenticios, especialmente de las personas con sobrepeso.

¿Cuántos españoles engordaron durante el confinamiento provocado por el coronavirus?
Hombre haciendo una medición de su cintura. / Pixabay
Hombre haciendo una medición de su cintura. / Pixabay

Las consecuencias del confinamiento para evitar la propagación del coronavirus ha dejado a la sociedad española con una marca difícil de olvidar, especialmente si se habla de un detalle que pocos mencionan: el aumento de peso entre los ciudadanos.

Según trabajo de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 44 % de los españoles aumentaron de peso durante el encierro obligado por el avance de la Covid-19. Esto quiere decir, que probablemente la cifra ronde los 20.800.000 personas de las 47.329.981 de la totalidad de los habitantes del país, tal y como lo informa el Instituto Nacional de Estadística hasta el 1ero de enero de 2020.

El propio estudio esgrime que las causas principales de este particular situación está motivada por la ansiedad y el aburrimiento, "siendo el picoteo el principal método de desahogamiento". Los principales alimentos consumidos durante este período fueron aquellos con grandes concentraciones de azúcares y también el alcohol.

De acuerdo a los datos obtenidos por las personas consultadas, se pudo conocer que el 73 % reconoció que sin lugar a dudas aumentaron de peso durante la cuarentena, mientras que le 50 % asegura que bebieron más bebidas alcohólicas de lo habitual.

La opinión de un experto

La Voz de Galicia conversó con el presidente de SEEDO, el doctor Francisco Tinahones. El galeno asegura que es "altamente probable que el confinamiento haya empeorado los malos hábitos alimenticios que suelen tener estas personas", refiriéndose aquellos que sufren de sobrepeso o de obesidad.

Asimismo Tinahones reconoce que estos resultados revelan una realidad: "Comer mal es mucho más barato que llevar una alimentación variada y saludable. No todo el mundo puede permitirse esto último". El 77% de las personas sin ingresos afirman que subieron de peso, una cifra que supera ampliamente al 43% cuya rentas superan los dos mil euros mensuales.

También salió a relucir entre los datos, que el 34% de las personas con estudios primarios ha seguido hábitos saludables, unos números que palidecen ante el 74% de los encuestados que estudios universitarios que si siguieron dietas acordes con las exigencias necesarias para mantenerse en óptimas condiciones, una situación llamativa a juicio del entrevistado, porque reconoce que "la educación no enseña que la obesidad es un problema sanitario que se debe tratar, no hay concienciación ni prevención". @mundiario